LA VERSÁTIL INTÉRPRETE ERA CONOCIDA COMO «LA VITOLA» Y FUE UNO DE LOS ICONOS DEL HUMOR EN SU PAÍS

Fanny Kaufman, quien deseaba ser cantante de ópera, nació el 11 de abril de 1924 en Toronto, Canadá, pero creció en La Habana, Cuba, donde inició su carrera como cantante con sólo 13 años de edad.
Pronto debutó en la escena en papeles de comedia, y en 1943, ya instalada en la Ciudad de México, debutó en un pequeño show en el teatro Arbeu, desde entonces, comenzó a ganarse el reconocimiento de los productores y del público.
En 1946 saltó a la pantalla grande con «Se acabaron las mujeres», dirigida por Ramón Peón en la cual demostró su capacidad histriónica de corte humorístico y explotó las posibilidades de su esbelta figura, le abrió las puertas a múltiples proyectos cinematográficos.
Entre las décadas de los años 40 y los 60 vivió la etapa más relevante de su trayectoria, principalmente al lado de Germán Valdés «Tin Tan», ya que actuó con él en numerosas películas como «El rey del barrio» (1949), «Música, mujeres y amor» (1952), «El tesoro del Rey Salomón» (1963) y «Tintansón Crusoe» (1965), entre otras. Además compartió créditos con Pedro Infante en «También de dolor se canta» (1950).
Alternó su trabajo con presentaciones teatrales, en su mayoría montajes de cabaret, y frecuentes incursiones en televisión, como en la serie «Estrellas» (1964) de la televisión azteca.
A principios de los años 70, centró su carrera en el cine, por lo que integró los repartos de «Préstame a tu mujer» (1969), «El valle de los miserables» (1974), «Amor a la mexicana» (1979), «Burlesque» (1980), «El secuestro de Lola» (1985) y «Metiche y encajoso» (1989).
En la década de los 90 «Vitola» se alejó de la escena, prefiriendo disfrutar de la vida al lado de su familia, sus hijos, nietos y bisnieta.
Sin embargo, recibió varias ofertas por parte de Televisa y Tv Azteca para participar en algunos proyecto de telenovela, pero los rechazó, según afirmó en algunas ocasión; aunque para entrevistas, homenajes y cosas sencillas sí estuvo dispuesta.