El certamen de cine español que se inicia el 20 de abril comienza a desvelar su programación

Mario Camus consiguió una excelente adaptación de ese mosaico de posguerra en España creado por Cela (que realiza un cameo en la película). Así nos habla Cela, en el prólogo, de su obra: «La Colmena no es otra cosa que un pálido reflejo, que una humilde sombra de la cotidiana, áspera, entrañable y dolorosa realidad. No aspira a ser más que un trozo de vida narrado sin reticencias, sin extrañas tragedias, sin caridad, como la vida discurre, exactamente como la vida discurre. Queramos o no queramos”.
Camus, fiel al espíritu de la novela, consigue una película costumbrista de la época. Con una magnífica ambientación y un elenco de actores inigualable; en «La Colmena» se reúnen los más importantes actores del momento de nuestra cinematografía: Luis Escobar, Charo López, Fiorella Faltoyano, Concha Velasco, José Sacristán, José Luis López Vázquez, Francisco Rabal, José Sazatornil, Francisco Algora, Elvira Quintillá, Luis Ciges, Agustín González o María Luisa Ponte. Y otros que estaban empezando a repuntar en el panorama artístico como Imanol Arias, Victoria Abril o Ana Belén.
Mario Camus nació el 20 de abril de 1935 en Santander. Abandonó sus estudios de Derecho en para ingresar en 1956 en la Escuela Oficial de Cinematografía, diplomándose en Dirección. Es miembro de una generación en la que figuran directores como Carlos Saura, Basilio Martín Patino, Miguel Picazo, Francisco Regueiro y el desaparecido José Luis Borau.
Colaboró con Carlos Saura en el guión de «Los golfos» (1959) y el de «Llanto por un bandido» (1963). Tras algunos cortometrajes, lleva la dirección de «Los farsantes» y «Young Sánchez», sus primeras películas largas (ambas de 1963). A partir de ahí realiza obras de géneros muy diferentes, tanto policíaco como comedia sentimental e incluso musical, con buen oficio y diversa fortuna. Además ha dirigido series de televisión de calidad («Fortunata y Jacinta», 1979).
En sus películas destacan las adaptaciones literarias: «La colmena» (1982, según la obra de Camilo José Cela) le valió el Oso de Oro en el Festival de Berlín; «Los santos inocentes» (1984), excelente transcripción a la pantalla de la novela de Delibes, con la que Alfredo Landa y Francisco Rabal obtuvieron -compartido- el premio de interpretación del Festival de Cannes. Recibió un Goya por el guión de «Sombras de una batalla» (1993).
Es autor de los libros de relatos «Un fuego oculto» (Madrid, 2003) y «Apuntes del natural» (Santander, 2007). En 2010, tras medio siglo detrás de la cámara, la Academia de Cine española le concedió el Goya de Honor.