LA OBRA SE REPRESENTARÁ EN MADRID, EN PROGRAMA TRIPLE, CON «HEVEL” Y «WHITE DARKNESS”

El ballet llegará al teatro madrileño de la mano de la
Compañía Nacional de Danza, entre los días 21 y 29 de marzo, dentro de la gira
de la CND, que incluirá posteriormente representaciones en la Ópera de Rouen
(Francia), en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria o actuaciones en
países como Alemania e Italia y la visita a las ciudades españolas de
Barcelona, Valencia y Sagunto.

«Quinttet” es una coreografía del neoyorquino William
Forsythe, uno de los más importantes coreógrafos del mundo, que estrenó el
Ballet de Frankfurt en 1993 y que se presenta en España por primera vez de la
mano de la CND. La coreografía toma como base la inquietante música de Gavin
Bryars para mostrar a dos mujeres y tres hombres que se encuentran en un
espacio iluminado por un extraño proyector. Los cinco se concentran y realizan una
serie de números con una precisión académica, perdiéndose en infinitas
improvisaciones e intrincados movimientos. La obra incluye una canción
religiosa titulada «Jesus blood never failed me yet”.

«Hevel”, por su parte, es la nueva creación de Nacho Duato.
Con música de Pedro Alcalde y Sergio Caballero, investiga sobre la fragilidad y
el carácter efímero de la condición humana. La obra la estrenó la CND en 2007
en Sant Cugat (Barcelona), siendo ahora cuando se estrena en Madrid. Este
montaje, que se sumará a «White Darkness”, uno de los mejores trabajos de
Duato, en el que hace una reflexión abierta sobre el mundo de las drogas y el
efecto que éstas pueden ejercer en el comportamiento social, en nuestra
capacidad de comunicación con los demás y, en definitiva, en nuestras vidas. Nacho
Duato considera que el público podrá disfrutar de la obra ahora «con otros
ojos, más profundidad y sentimiento». Esta pieza ha sido incorporada
recientemente al repertorio de la Ópera de París.

Nacho Duato recuerda que la compañía, al frente de la cual
lleva 18 años, tiene un «público fiel y con mayor criterio cada vez. El
público evoluciona con la compañía, aunque desgraciadamente en España no existe
una cultura de danza de verdad».