«Enemy”, de Denis Villeneuve, adapta «El hombre duplicado”, de José Saramago

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

Bayona recordó sus orígenes humildes para reivindicar el cine: «Mis padres no tuvieron la oportunidad de tener el derecho fundamental de estudiar. Se gastaron el poco dinero que tenían para que sus hijos estudiasen”. El cineasta, que ha logrado el galardón con solo 38 años y dos largometrajes ha asegurado que «el cine español se abre paso a pese a todo, pero no llegaremos a ningún sitio si no consideramos que la educación y la cultura son la base donde apoya nuestra sociedad”. Wert por su parte, tras reivindicar la memoria de Elías Querejeta y a «Jota” Bayona, ha afirmado que «gracias a «Lo Imposible” el cine español ha logrado el 19,5 por ciento de cuota de pantalla en el 2012”.

Por lo que a las películas se refiere, «Enemy” es una adaptación del relato corto del Premio Nobel desaparecido José Saramago «El hombre duplicado”. Dirigida en inglés por el canadiense francófono Denis Villeneuve, cuenta con Jake Gyllenhyaal como gran protagonista en un doble personaje. La presencia española hay que buscarla en el equipo técnico y en Javier Gullón, que firma el guión. La película se puede resumir como un misterioso ‘thriller’ que explora la psique de un hombre en crisis, La trama sigue a Adam (Jake Gyllenhaal), un profesor con una relación monótona con su novia Mary, descubre viendo una película alquilada a un actor que es físicamente igual que él. Adam comete el error de buscar a esa persona y desencadena una revolución en su vida, pero también en la de sudoble, Anthony, en la de Mary y en la de Helen, la esposa embarazada de Anthony. Un tema muy recurrente dentro del cine fantástico, pero Villenueve, salvo en el plano final, que hace saltar al espectador de su butaca, se mueve por el terreno más realista. Es una película muy densa, compleja, que acaba pesando como una losa sobre el espectador.

La otra película del sábado ha sido «Pelo Malo”, de la artista plástica venezolana Mariana Rondón. Una visión de la vida de la clase humilde de Caracas a través de los ojos de un niño de 9 años, que vive con su madre soltera y que también pasa horas en casa de su abuela, y que tiene una pelambrera revuelta que él quiere alisar para la foto de su escuela. El chico busca la forma de recibir el amor de su madre, pero ella lo rechaza cada vez más. Lo más interesante de la película está en la cotidianeidad de la vida de barrio. Pero pese a que se trata de un drama, el espectador sale contento, silbando la pegadiza canción «Limón, limonero” de Henry Stephen, tema central del filme que suena una y otra vez.