El guión convertía a Toro, el acompañante indio del enmascarado, personaje que iba a incorporar Johnny Depp, en un hombre lobo

Aunque todo parecía ir muy bien con la adaptación de «El llanero solitario» a la gran pantalla, en la que Johnny Depp iba a ser Toro, el indio que acompañaba siempre al famoso enmascarado, la Disney ha detenido la producción de la película. Se dice que esta semana se daría un anuncio con cambios radicales en el proyecto, pero varias fuentes afirman que éste sencillamente ha muerto.

¿Las razones? Parece que la principal es el intento fallido por reducir un presupuesto que iba a fluctuar entre los 250-275 millones de dólares, a «solamente” 200 o 235 millones, un reto difícil cuando se tiene a Johnny Depp, Jerry Bruckheimer y Gore Verbinski en la misma nómina.
Ante las dudas de porqué tal presupuesto para una película con solo dos preotagonistas, dos caballos un antifaz y las praderas americanas como escenario, se filtró que la traba iba a ir bastante más allá que el cómic original y la serie de televisión surgida de ella: En el complejo guión que Ted Elliott y Terry Rossio han estado preparando desde 2009, la historia se centra en un hombre lobo de origen indio americano, donde Toro sería el personaje principal, y no el Llanero Solitario.
¿Hombres lobo en un western? Ahí es donde se disparó el presupuesto. Y a la Disney ha entrado en pánico. Ahora sus directivos estudian que hacer con el proyecto. Cabe esperar que el esperado comunicado oficial desvele el futuro de «El llanero solitario» en la gran pantalla.