PEDRO VILLORA Y JOSÉ PADILLA ADAPTAN EL TEXTO QUE SE REPRESENTA EN LA SALA DEL CÍRCULO DE BELLAS ARTES DE MADRID

El componente autoparódico y humorístico de Lope de Vega recupera sus motivos de juventud en esta obra, pues «La Gatomaquia» es un festín de alegría, donde el uso y ejercicio del ridículo nunca es cruel. Lejos de observar su tiempo con amargura y desdén, el universo de los gatos permite al autor alejarse suficientemente con aflicciones y males para entretejer un juego dinámico y jovial. El centro del conflicto es el amor, la galantería, el coqueteo… La animalización nos adentra en el terreno de la fábula.
Lope juega con los seres humanos transformándolos en gatos. Toda la escena es un frenesí de entradas y salidas, de cortejos y riñas, de frivolidad y malicia. Todo es posible en una noche mágica en la que solo duermen el pudor y la contemplación y así, lo que en principio es magia y sueño termina siendo brujería y pesadilla.
Interpretada por Manuel Navarro, Sol Montoya, José Padilla, Ángel Solo, Francisco Pacheco, Paula Miguelez, Laura Ros, Juanjo de la Fuente y Goyo Pastor, también director de la función, de la Compañía La Ensemble Teatro Corporal, presenta a Micifuc, un gato pobre que está enamorado de la hermosa Zapaquilda. Marramaquiz, un rico indiano enemigo de Micifuf, intenta seducir a su amada con la ayuda del mago Garfiñanto para darle celos. Pero al no surtir efecto esta táctica, decide secuestrar a Zapaquilda durante su convite de bodas con Micifuf. Se desata entonces una épica guerra gatuna con un final inesperado.
Según el director goyo Pastor, «esta pieza literaria contiene todos los elementos de originalidad, frescura, ritmo, que me va permitir generar una dramaturgia dinámica que juegue a favor de lo teatral».