UNA COMEDIA DE MIGUEL DE CERVANTES QUE RINDE HOMENAJE A LA FARÁNDULA, EN VERSIÓN DE JERÓNIMO LÓPEZ MOZO

Cervantes fue un autor de teatro anticipado a su tiempo. Rompía las estructuras dramáticas, prescindía de damas y galanes, del falso sentido del honor, de la venganza y de las comedias de enredo con finales previsibles. Prefería crear personajes del pueblo de la vida real de la España de entonces. Gracias a él podemos ver que el mundo no ha cambiado mucho; siguen los mismos vicios, debilidades, virtudes, preocupaciones y ambiciones del ser humano.

La adaptación corre a cargo de Jerónimo López Mozo, que explica: «Leí el texto original de Cervantes y decidí que la única manera de representarla era con una perspectiva total de lo que es el teatro: un juego, una confianza y complicidad con el público, una mezcla de muchos estilos de comedia, y la magia que el teatro ofrece: meta­-meta-­teatro. Teatro en tres dimensiones con los actores presentes en el escenario durante toda la obra. Y como no, introducir al propio Cervantes como otro farsante más, un creador obsesionado con los personajes que viven en su imaginación, cada uno buscando protagonismo mientras él mira del cielo a la tierra y de la tierra al cielo».

La función está dirigida por elirlandés afincado en España desde hace décadas Denis Rafter, que desvela: «Nos hemos divertido mucho con este trabajo, entrando con ganas en el universo cervantino, sin miedo y con gran admiración por este desfile de cómicos, alcaldes corruptos, reyes mujeriegos, viudas tacañas y labradores, personajes cervantinos gracias a los pue podemos ver que el mundo no ha cambiado mucho».