El director, que participará en la gala de inauguración y protagonizará un ciclo con sus principales películas

El certamen ha programado un ciclo con las mejores producciones de Enrique Urbizu, en el que podrá verse, «La caja 507» (2002), «Todo por la pasta» (1991), «Cachito» (1996), «La vida mancha» (2003) y «Adivina quien soy» (2006). Urbizu llegará a Valencia el 7 de abril para asistir a la gala de inauguración de la Mostra de Valencia que se celebrará en el Palau de la Música.
Enrique Urbizu (Bilbao, 1962) es uno de los directores epañoles que con mayor acierto se ha aproximado en los últimos años al género policíaco y al cine de acción. Rodó varios cortos antes de dirigir en 1987 su primer largometraje, «Tu novia está loca», una comedia de enredo que contó con Antonio Resines y María Barranco. En su segunda película, «Todo por la pasta» (1991), se adentra por primera vez en el cine policíaco con notables resultados. Sin embargo, sus dos siguientes películas son comedias de encargo para el productor Andrés Vicente Gómez : «Cómo ser infeliz y disfrutarlo» (1994) y «Cuernos de mujer» (1995) que estaban basadas en dos libros de la periodista Carmen Rico-Godoy. Su siguiente película, «Cachito» (1996), también es una adaptación de una novela: «Un asunto de honor” de Arturo Pérez-Reverte, pero esta película le ofrecerá la posibilidad de trabajar en el guión de la adaptación cinematográfica de otra novela de Pérez-Reverte, «El club Dumas”, que luego se convertirá en «La novena puerta» (1999) de Roman Polanski. En 2002 dirige «La caja 507», un thriller que consigue dos premios Goya y otros premios en diversos festivales. Al año siguiente, prosigue su afortunada andadura en el género negro y dirige «La vida mancha» (2003). Urbizu también se ha aproximado al género de terror con la película para la televisión «Adivina quién soy» (2006), dentro de la serie Películas para no dormir.
Urbizu tiene pendiente de estreno «No habrá paz para los malvados», que rodó hace un año con José Coronado y con Rodolfo Sancho, la historia de un inspector de policía de 50 años que, tras haber fracasado en lo personal y en lo profesional, inicia un camino de expiación a sangre y fuego.
Además de su actividad artística, Enrique Urbizu ha ocupado diversos cargos en entidades que velan por los intereses cinematográficos y audiovisuales. Ha sido vicepresidente de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas y presidente de la entidad de gestión de Derechos de Autor de Medios Audiovisuales (DAMA).