EL FILME BASADO EN LA NOVELA DE ESLAVA GALÄN, CON MARIO CASAS Y MARÍA VALVERDE, SE ESTRENA EN EL FESTIVAL DE MÁLAGA

La película figura con dirección «anónima», tras la negativa de Michael Radford a figurar en el filme. radford dirigió el 90 por ciento de la película antes de abandonar el rodaje llevándose parte del material rodado. Un ayudante de dirección se hizo cargo de la conclusión del filme en los 5 días que quedaban por filmar. El montaje y sonorización ha corrido a cargo de la parte española, ahora única propietaria del filme. Y sorprendentemente, la película está muy bien. Y el trabajo de Mario Casas es sensacional.
La película es una comedia de trasfondo amargo, antiheroica, tierna y pícara, pero sobre todo una atrevida desmitificación de la guerra civil y un brillante alegato antibelicista narrado a través de Juan Castro, un joven cabo más preocupado por la suerte de su mula y sus avances en el terreno amoroso, que por ganar la guerra… La acción se sitúa en Jaen en los últimos meses de la guerra civil. Un humilde cabo se encuentra una mula perdida en medio de la contienda. Con la mula y con las 400 pesetas que lleva encima, intentará conquistar a la chica más guapa que haya visto nunca, la hija de losa dueños de un hotel de un pueblo cercano. Se trata de una historia real vivida por el padre de Juan Eslava Galán.
Juan Eslava Galán también coguionista del filme junto a «anónimo», asegura con humor que «por primera vez hay un autor que está completamente de acuerdo con la forma que su libro se ha pasado al cine. Es una historia cierta que se ha rodado en los lugares donde ocurrió y en la que no hay buenos ni malos sino una mirada con un distanciamiento que le viene muy bien”. El escritor asegura: «Porque yo no quería que las vivencias de mi padre se perdieran con su muerte, escribí la novela «La mula”, que recoge la singular empresa en la que se embarcó cuando era cabo acemilero en la guerra: la de salvar una mula que, llegada la paz, sirviera para levantar su casa y su futuro”.
«La mula simboliza la libertad, las ganas de vivir del protagonista”, dice Mario Casas tras asegurar que se enamoró de la novela de Eslava Galán nada más leerla. El actor define el filme como «una película humilde con personajes sencillos», t explica que su personaje es el de «un chaval sencillo que trabaja en el campo con mulas. Su futuro es tener una mujer y una mula. Los personajes que se le van apareciendo le van a ir diciendo cosas con miradas y con gestos. Va a aprender que es lo que quiere en la vida”. El actor comenta que «cuando voy al baile del pueblo, conozco a Conchi, cuya madre quiere que encuentre a un hombre con dinero, y me enamoro perdídamente de ella. Hay engaño por mi parte y también por la suya, pero es una historia de amor muy bonita”.