«Crónica de un niño solo», Romance del Aniceto y la Francisca» y «Juan Moreira» le convirtieron en uno de los más notables cineastas de su país

Fuad Jorge Jury, más conocido por su sobrenombre artístico Leonardo Favio había nacido en Luján de Cuyo, Mendoza, el 28 de mayo de 1938. Sus primeros pasos los dio en el radioteatro, como joven actor, y luego volcó todo su talento en la música siendo uno de los precursores de la balada romántica argentina en las décadas del 60 y 70.
Tras vivir una infancia marginal y desafortunada, emigró muy joven a Buenos Aires. Atraído por el cine, y después de trabajar durante su adolescencia en toda clase de empleos, a mediados de los años 50 fue descubierto por Leopoldo Torre Nilsson, director de varias de las películas que protagonizó como actor. Entre ellas destaca el drama de aire buñueliano «La mano en la trampa» (1960), una de las mejores de la historia del cine argentino. De forma paralela a su trabajo como actor, inició su andadura como realizador. Tras la realización de un cortometraje titulado «El amigo» (1960), en 1964 dirigió su ópera prima, «Crónica de un niño solo», crudo retrato de los correccionales de menores con tintes autobiográficos.
Sus posteriores filmes lo confirmaron como un realizador personal, autor de un cine innovador, polémico, que pudo financiar gracias a su labor como cantautor. Esta nueva faceta constituyó un fenómeno popular y lo situó en los primeros puestos de las listas de éxitos discográficos en Hispanoamérica y España. Su labor como actor y realizador quedó interrumpida por el exilio, tras el Golpe Militar de 1976; reanudó sus actividades a finales de los años 80, tras regresar a su país.
La producción española «Juan Moreira» (1973) es quizá su película más ambiciosa; cuenta la historia de un héroe argentino del siglo XIX que pasa de ser un simple ganadero a un asesino después de perder su hacienda y su fe en la justicia. Pero su filmografía como realizador incluye otros títulos destacables como «Romance del Aniceto y la Francisca» (1965), «El dependiente» (1967), «Maldición» (1974-1975), «Soñar, soñar…» (1975), «Gatica, el mono» (1991-1993) y «Tobi y el libro mágico» (2001).

Como cantante fue uno de los precursores de la balada romántica latinoamericana en las décadas de 1960 y 1970, alcanzando el éxito en toda América Latina y España. Entre sus canciones más populares se encuentran «Fuiste mía un verano», «Ella ya me olvidó», «Para saber cómo es la soledad» y «Chiquillada». sus canciones han sido versionadas en más de catorce idiomas.

Una parte sustancial de la vida de Leonardo Favio ha estado marcada con su adhesión y militancia en el peronismo. Resultado de ello es su película «Perón, sinfonía del sentimiento», de 1999, un documental con una duración de 6 horas.