LA AUTORA HELENA TORNERO REALIZA UNA FÁBULA SOBRE EL NAZISMO Y EL EXILIO

«Apatxes» es una fábula que habla del nazismo y del exilio a través de la mirada de Gabriel, el niño protagonista, hilo conductor que sitúa a los espectadores en un pueblo de Francia bajo la ocupación nazi. La obra muestra la evolución de la guerra al mismo tiempo que la historia de otro habitante del pueblo, un exiliado español que llegó huyendo de otro fascismo. La historia de este último personaje está basada en la vida de Teodor Garriga, un locutor catalán que se exilió a Francia y luchó en la resistencia.
Para Helena Tornero, nacida en Figueras en 1973, el papel que el teatro debe tener en la recuperación de la memoria histórica es fundamental. «La memoria nos ayuda a valorar lo que tenemos ahora», ha dicho, destacando la presencia del teatro en esa tarea: «Creo mucho en el poder del teatro de transmitir valores, no sólo emociones y sentimientos. El teatro en sí es una forma de expresión».
Aunque la autora se ha mostrado escéptica con la posibilidad de llevar a escena su obra, al reconocer las dificultades presupuestarias en momentos de crisis, más aún en una obra con seis personajes, no lo considera imposible. «Desde hace tiempo sólo me piden monólogos o como máximo obras de dos personajes». Pese a los contratiempos, Tornero reivindica el papel de la cultura: «Es justo ahora, en tiempos de crisis, cuando más necesitamos que nos cuenten historias», remarcó.
La autora es licenciada en dirección escénica y dramaturgia y es la autora de obras como «El Vals de la garrafa», «Les Madames», «Babybird» y «Terrafoscaterraclara», entre otras. Su último espectáculo ha sido «De música i d’homes», estrenado en el Teatre Tantarantana de Barcelona este pasado 22 de abril.
El acto de entrega del premio ha tenido lugar en el Teatre Romea de Barcelona y ha incluido la lectura dramatizada de la obra ganadora de la primera edición del premio, «Peus descalços sota la lluna d’agost», de Joan Cavallé. El galardón, dotado con 12.000 euros, se creó en 2007 para recuperar la memoria histórica y para conmemorar además la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931.