La famosa obra de Lauro Olmo recrea la España de posguerra a traves de los desdichados inquilinos de una pensión

Lauro Olmo se encuadra en el terreno de la literatura de posguerra, ese difícil periodo que separa la Guerra Civil de la llegada de la democracia. Debido a ello y a diferentes aspectos sociales y políticos, su figura ha sido prácticamente olvidada durante décadas. La propuesta del Centro Dramático Nacional reivindica su papel en la literatura española del siglo XX.

«La pechuga de la sardina» pretende crear un retrato del ambiente de la época. Una mirada a la miseria vital sufrida durante el franquismo a partir de las peripecias que afrontan los desdichados inquilinos de una pensión. La acción se desarrolla de manera lenta en los espacios interiores y más acelerada cuando los personajes salen a la calle. El resultado es un mosaico de contrastes y ritmos, un «trozo de vida» en palabras del director, en el que las mujeres adquieren una importancia central.

La dirección escénica corre a cargo de Manuel Canseco y el reparto está integrado por los actores Manuel Brun, Marta Calvó, Jesús Cisneros, Víctor Elías, María Garralón, Nuria Herrero, Marisol Membrillo, Cristina Palomo, Amparo Pamplona, Natalia Sánchez, Juan Carlos Talavera y Alejandra Torray.

Entre las actividades paralelas programadas se encuentran «Los lunes con voz», que abordará «El legado teatral de Lauro Olmo» (16 de marzo), y el encuentro con el público (19 de marzo). Asimismo, el 27 de marzo se celebrará el Día Mundial del Teatro. Además de precios especiales, antes del comienzo de la función se leerá un mensaje de conmemoración y al finalizar la puesta en escena tendrá lugar otro encuentro con el público asistente.