La película de los hermanos Duplass es una agridulce reflexión acerca de la familia y las relaciones sentimentales y de amistad

La 63 edición del inquieto y renovado certamen suizo, a cuyo frente se estrena el francés Olivier Père, forjado en la Quincena de los Realizadores de Cannes, comienza a anunciar los títulos de la sección favorita del gran público, las multitudinarias noches de la fabulosa Piazza Grande, en posesión de la pantalla al aire libre más grande de Europa. Entre 7.000 y 9.000 espectadores suelen asistir en religioso silencio a las proyecciones.

Vicente Aranda nunca olvidará la proyección allí hace años de «Libertarias». «Es la mejor proyección de una película mía en toda mi carrera», me confesó. Otro año, la lluvia interrumpió la proyección allí de «El milagro de P. Tinto», para enorme frustración de Javier Fesser y Luis Manso. «Desvío al paraíso», dirigida por Gerardo Herrero con guión de Daniel Monzón pudo ser vista. En el momento de los créditos finales, el Dios de la lluvia monzónica lloró sobre Locarno.

El visionado de un film en la Piazza Grande, sobre todo en la Noche de San Lorenzo, cuando se pueden avistar estrellas fugaces en el cielo, suele ser una experiencia memorable para cualquier cineasta. Los hermanos Duplass de Nueva Orleans serán unos de los elegidos. Les acompañará Reilly, al que conocemos por memorables trabajos para Paul Thomas Anderson («Magnolia», «Boogie Nights») o Martin Scorsese («Gangs of New York», «El aviador»), como el marido sufriente de «Chicago» y «Las horas» y en comedias producidas por Judd Apatow y siempre en compañía de Will Ferrell, con el que conforma la pareja cómica estadounidense del momento.

Ubicada en el Los Angeles contemporáneo, «Cyrus» es una agridulce reflexión acerca de la familia y las relaciones sentimentales y de amistad. En el reparto, lo mejor de cada casa. La siempre impecable Marisa Tomei, el cada vez más orondo Jonah Hill y el secreto mejor guardado del cine independiente, la maravillosa Catherine Keener. El film ha sido producido por Michael Costigan y en el rol de productores ejecutivos, los hermanos sir Ridley y Tony Scott.

Otro de los títulos anunciados hoy, algunos fragmentos anticipados de «The Invisible Boy», la primera película de ficción del artista y cineasta francés Philippe Parreno. Los fragmentos serán acompañados por algunos de sus cortometrajes y un documental de 2006 de extraordinaria intensidad, «Zidane, un retrato del siglo XXI» producido en colaboración con Douglas Gordon.

Dentro de menos de un mes, los títulos que competirán por el Leopardo de Oro, serán anunciados en rueda de prensa. La 63 edición del Festival Internacional de Cine de Locarno se celebrará del 4 al 14 de agosto. El certamen está considerado uno de los Siete Eventos Punteros de la cultura de la Confederación Helvética.