La película de Jordi Cadena muy aplaudida en la 58 edición de la Seminci

«La Por (El miedo)» sigue a Manel, un chico que tiene dieciséis años, es un buen estudiante y un buen compañero. Sus mejores amigos son Xavi y Laura, la chica con la que sale. Los dos van a clase con él. En casa vive con sus padres y su hermana pequeña, de siete años. Manel cuenta con la estima de sus profesores y con la amistad del entrenador del equipo de básquet del instituto, que ve en él aptitudes como para hacer carrera deportiva profesional. El carácter de Manel es cada vez más retraído, incapaz de hablar con nadie sobre el problema que le atormenta. Sólo piensa en poder empezar a trabajar pronto para huir del miedo, ese sentimiento tan fuerte que le paraliza…
«La Por» es la segunda adaptación que hace Jordi Cadena de una novela de Lolita Bosch, tras el éxito que le supuso «Elisa K» (2010), con la que consiguió el Premio del Jurado en el Festival de San Sebastián. La última película en la dilatada trayectoria del realizador muestra una situación «recurrente” de algo que «parece inherente a la sociedad”: la violencia en el seno familiar. El cineasta presentó la película esta mañana, 21 de octubre de 2013, en el Salón de los Espejos del Teatro Calderón de Valladolid.
«No es una crónica social de la violencia de género, sino una reflexión sobre la violencia y el mal que nos rodea”, defendió el director de la cinta. El filme está caracterizado por su estilo minimalista que, según Cadena, se explica en los primeros minutos de metraje en los que el silencio reina la escena. «No hay palabras; hay miradas”.
El cineasta catalán se animó con este proyecto por la idea que le trasladó la novela de Lolita Bosch, «M», de «trasladar la narrativa a través de la mirada de un adolescente”. Ese joven es el actor Igor Szpakowski, que encarna a Manel, el protagonista de la película que es incapaz de sacar al exterior esos problemas que tiene en casa y solo piensa en ayudar a su madre y hermana. Igor, para realizar el papel se apoyó en un conocido que sufría este tipo de problemas para intentar ayudarse mutuamente. «Él me decía que es una sensación en el pecho que te comprime cada día”, comentaba el actor sobre las sensaciones que ha intentado trasladar a la pantalla.
Quien también estuvo en la presentación de la película fue Roser Camí, que encarna a la maltratada madre de la familia. La actriz catalana explicó imposibilidad de su personaje por salir de esa vorágine de dolor: «El maltratador corta cualquier nexo con el exterior. No encuentras la salida y solo te queda trabajar desde el silencio y la valentía”.
La otra parte importante del reparto es Ramón Madaula, que hace el papel de padre que somete a la familia a un terror psicológico y físico. Jordi Cadena se fijó en «la línea del psicópata” para el comportamiento del padre. «Para el personaje la culpa siempre es de los demás y su mayor temor es quedarse solo”, explicaba Cadena que es el «punto clave” para entender la personalidad del padre.