LA ZARZUELA SE REPRESENTA COINCIDIENDO CON LAS POPULARES FIESTAS MADRILEÑAS

«La verbena de la Paloma” se ubica entre las zarzuelas de género chico (de pequeña duración, con cerca de una hora) y cuenta la historia de cajista de imprenta, Julián, que provoca un escándalo por celos en la popular verbena de la Paloma (celebrada con motivo de la festividad del 15 de agosto) cuando ve su novia acompañada de un anciano boticario, don Hilarión.
La zarzuela se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid en febrero de 1894. «Su preludio es usado hasta hoy como modelo en muchos conservatorios de música», dice su directora, Nieves Fernández de Sevilla. Durante el espectáculo, habrá un acto, que no consta en la obra original, en homenaje al centenario de muerte de Federico Chueca. La obra está interpretada por Judith Borrás, Enrique del Portal, Lorenzo Moncloa, Rosa Ruiz, Asunción Fernández, Amelia Font, Amparo Madrigal, Luis Bellido, Mª Jesús Sevilla, Rafael Álvarez de Luna, Vicky Zazo, Ángel Castilla, Diego Falcón, Narciso Tenorio, Román Fernández y Óscar Cabañas.
«La zarzuela es algo nuestro, típicamente español. Mezcla música clásica con diversión, drama y folclore de todas las autonomías de aquí», opina la soprano Judith Borrás. Enrique del Portal, que da vida al boticario don Hilarión, comenta que «hace 50 años se decía que la zarzuela estaba muerta, pero es como una ave fénix, tiene sus altibajos». Nieves Fernández de Sevilla aclara que «La verbena de la Paloma”, por ser «una zarzuela costumbrista, con vestuario del siglo XIX, es una manera de conocer la inocencia y el candor del Madrid de aquella época».