La película de Baz Luhrmann apartir de la novela de Scott Fitzgerald contará con una alfombra roja memorable con Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan y Tobey Maguire

Esta será la tercera ocasión en un lustro en que abrirá con una gran producción de Hollywood, después de «Up», de Pixar en 3D en 2009 y «Robin Hood», de sir Ridley Scott en 2010. Y será la segunda apertura en el molesto 3D. Steven Spielberg presidirá el jurado.
Leonardo DiCaprio es Jay Gatsby, un hombre bajo la leyenda de un mito. Como es la marca de la casa, habrá música pop e imágenes inolvidables. Carey Mulligan es Daisy Buchanan, el frágil objeto del deseo. Y Tobey Maguire será el ingenuo Nick Carraway, en esta poderosa producción de Warner Brothers. Como es tradición, estará fuera de competición.
Las aperturas han devenido en fértiles plataformas los últimos dos años. En 2011 fue «Midnight in Paris» y en 2012, la deliciosa «Moonrise Kingdom», sendos grandes éxitos. Lo peor para Gatsby es que se estrena en USA el 10 de mayo, con lo que los críticos norteamericanos darán su temprano veredicto. Malas críticas serían una mala noticia para el Festival de Festivales. Esa semana además, llegará a las pantallas otro potencial taquillazo, «Star Trek Into Darkness».
El estreno de «El gran Gatsby» estuvo previsto para diciembre pasado y todos olieron una rata cuando se canceló. La fuerte competición de aquel mes y Luhrmann se permitió más efectos especiales sofisticados. Luhrmann abrió ya Cannes de 2001 con el musical enorme «Moulin Rouge», un film que vió también su estreno retrasado con el mejor de los efectos. Embolsó 180 millones de dólares en todo el mundo y una nominación al Oscar a la mejor película. No puedo esperar a ver a DiCaprio en el rol mítico de Robert Redford en una adaptación de la novela que tiene la reputación de tener el más bello inicio.