«OOGVERBLINDEND» SERÁ UNO DE LOS TÍTULOS ESTRELLA DEL FESTIVAL

Ahora, prosigue su retorno a través de una singular película, «Oogverblindend», firmada por el «enfant terrible» Cyrus Frosch. Este director de vanguardia con un lado personal algo salvaje ha firmado en el pasado títulos como «Blackwater Fever» (2008), «Why didn’t anybody tell me it would become this bad in Afghanistan» (2007), rodada con un teléfono móvil, «Forgive Me» (2001) y «I shall honor your life» (19897). El film del teléfono hizo historia al conseguir ser estrenado en festivales de tanto prestigio como TriBeCa, el de San Francisco y el de Rotterdam. «Oogverblindend» («Dazzled») encubre una original historia de amor: la de un hombre (Hauer) y una mujer (interpretada por la actriz holandesa Georgina Verbaan) que añoran un mundo mejor como el pasado. Unidos por una fuerte pasión, el azar les hace estar conectados por un teléfono móvil. A través de una larga conversación, ambos comparten un sentimiento de horror por el mundo que les rodea.Su conversación les permite un corto período de escape, pero no pueden evitar un trágico desenlace. El film será estrenado en la próxima edición del Festival Internacional de Cine de Rotterdam (21 de enero al 1 de febrero de 2009), un certamen al que el actor de «Blade Runner» y «La leyenda del santo bebedor» está muy vinculado. Desde hace años dirige en su seno un taller de creación cinematográfico en vídeo para jóvenes aspirantes a creadores de imágenes. A sus 64 años, Hauer se encuentra más activo que nunca. Ha rodado ya «Happiness Runs», «Tonight At Noon», de Michael Almereyda, con Ethan Hawke y Connie Nielsen; será Barbaroja en «Barbarossa» y el pintor Bruegel en «The Mill and The Cross».
De nuevo en su cine holandés y ya en 2010, se pondrá a las órdenes de Paula van der Oest en «Smoke and Ochre», junto a la pareja real de moda, Carice van Houten y el alemán Sebastian Koch, vistos juntos en «El libro negro», de Paul Verhoeven. Hauer, que anedóticamente es daltónico lo cual le impidió una carrera en la Marina, publicó el pasado año sus memorias, «All those moments: Villains, Replicants and blade runners», un auténtico fenómeno de superventas. En su granja de Frislandia cría ganado vacuno mientras compone poesía. Su mujer desde 1985, Ineke ten Kate, es pintora y escultora. Forman una de las parejas artísticas más respetadas de los Países Bajos.