Ana Belén, Calixto Bieito y Julio Bocca, entre los platos fuertes de la 53 edición del Festival de Teatro Clásico

Las mujeres, las grandes heroínas de la antigüedad y la actualidad, son este año protagonistas y motor del Festival de Teatro Clásico de Mérida. El certamen extremeño alcanza su 53 edición con una veintena de espectáculos, abriéndose a nuevas propuestas y ampliando los espacios para su variada oferta, en la que junto la tragedia clásica caben la música o la danza contemporánea. Este año, ente los ‘platos fuertes’ del programa ‘cocinado’ por Paco Carrillo, destaca la ‘Fedra’ que protagoniza Ana Belén. También ‘Los Persas’, un alegato de Esquilo contra la guerra que Calixto Bieito lleva al Afganistán actual, o la despedida de los escenarios españoles del bailarín argentino Julio Bocca.

El festival se dispone a tomar la calle y sumar al mítico Teatro Romano espacios como la Alcazaba árabe, el foro, la ribera del Guadiana y diversos monumentos del la histórica y milenaria ciudad extremeña. Ofrecerá entre el 12 de julio y el 26 de agosto un total de 19 espectáculos, ocho de ellos estrenos absolutos, que totalizarán 68 funciones entre teatro, música y danza. Según su director, Francisco Carrilo, es un festival «que se abre a la ciudad y que camina hacia un futuro festival de las Artes Clásicas».

Con dirección de José Carlos Plaza y dramaturgia de Juan Mayorga, Ana Belén se meterá en la piel de ‘Fedra’ del 12 al 22 de julio en el Teatro Romano. Junto a Ana Belén, que no pisaba el escenario extremeño desde hace más de una década, completan el cartel de esta ‘Fedra’ el joven Fran Perea, la veterana Alicia Hermida y Chema Muñoz.

Calixto Bietito denuncia la indecencia moral de la guerras revisando ‘Los Persas’. El polémico director gallego traslada al convulso Afganistán del siglo XXI, en el que hay estacionadas tropas españolas, la acción de esta tragedia de Esquilo que subtitula ‘Réquiem por un soldado’. Su protagonista es Natalia Dicenta, que por primera vez se pone a las órdenes de Bieito. Completan el reparto Rafa Castejón y Roberto Quintana. Estará en cartel del 26 de julio al 5 de agosto.

También en el Teatro Romano se celebrará un homenaje al dramaturgo Manuel Martínez Mediero, que cumple 70 años. Con motivo del aniversario se repone su versión de ‘Lisístrata’ que estrenó en el mismo escenario emeritense en 1980. Es una obra eterna sobre el enfrentamiento entre los sexos que, con dirección de Antonio Corencia, tendrá en sus papeles protagonistas a Miriam Díaz-Aroca, Nancho Novo y Teté Delgado. Será en el Teatro Romano ente el 9 y el 14 de agosto.

El Teatro Romano acogerá igualmente entre el 23 y 26 de agosto ‘Andrómaca’ , una exploración de la inmigración con dramaturgia de Charles Delgadillo Cuadra y direccion de Alfredo Guzmán que interpretan Magelda Campos, Zoa Meza y Amarilis Soza. Está a cargo de una compañía nicaragüense, una de las dos extranjeras que recalan este año en Mérida. La otra llega de Portugal, la Companhia do Chapititô, que ofrecerá ‘O grande Criador’.

‘Adiós hermano cruel’ es el montaje con el que el bailarín argentino Julio Bocca se despide de los escenarios españoles junto a Cecilia Figaredo, Victoria Balanza, Lucas Oliva y Lucas Segovia. Será entre el 16 y el 18 de agosto. El capítulo de danza se completa con la presencia de la Compañía Nacional de Danza 2 que dirige Nacho Duato y Cesc Gelarbert, que ofrecerá su espectáculo ‘Orión 58’ . Ambos espectáculos se presentarán en la Alcazaba de Mérida, uno de los nuevos espacios del festival. También en este escenario podrán verse alguna de las propuestas más innovadoras, como ‘Metamorfosis’, un espectáculos de la Spanish Percussion Group & Kowalski en el que se mezclan música, danza, vídeos y drama. Otro de los espacios nuevos es el Molino de Pancaliente, que acogerá otro espectáculo multimedia, una aproximación a ‘Electra’ de la mano de la ‘Liga de la Ciencia’. El programa completo se puede consultar en www.festivaldemerida.es, donde también se pueden adquirir las localidades.