EL EXCESO DE TRABAJO DE LA RECIÉN ACABADA «LIZ & DICK» Y SUS NUEVOS PROBLEMAS CON LA JUSTICIA LA HAN DEJADO PSICOLÓGICA Y FÍSICAMENTE AGOTADA

Tras finalizar la película que se supone la devolvería al Olimpo de Hollywood, «Liz & Dick», una biopic sobre la torturada relación que unió a la británica Elizabeth Taylor y el galés dipsómano Richard Burton (que ahora parece que irá directamente para la televisión), ha mostrado su agotamiento por exceso de trabajo. Tras ser examinada por el personal sanitario trasladado hasta el exclusivo hotel, se determinó la actriz y cantante californiana sufría agotamiento y deshidratación.
A pesar de la gravedad inicial, Lindsay Lohan no tuvo que ser trasladada e ingresada en el hospital, según ha confirmado Steve Honig, representante de la actriz. El desmayo de la actriz ha podido deberse a las interminables horas de rodaje dando vida a la desaparecida Liz Taylor.
La joven actriz se encuentra en libertad provisional tras el juicio por haber robado una cadena de oro en una joyería, que la cámara de vídeo de la tienda grabó. Iba algo rayada. Además está acusada de mentir a la policía tras el grave accidente con un Porsche de lujo alquilado. La actriz de 25 años comentó a la policía que ella no conducía sino su asistente, una formidable mentira. Y sobre sus espaldas pesa una posible nueva condena de prisión, algo que logró eludir en 2011 cuando tan solo pasó 13 días en prisión cuando tenía una condena de tres meses. Su sentencia fue reducida entonces por buena conducta y gracias a programas de liberación temprana para combatir el hacinamiento carcelario. Algo que no es problable que suceda ahora, en que es reincidente.