Una inteligente comedia del británico Martin Crimp que separa el mundo entre los que ven y los que son vistos

En la obra, nueve personajes (encarnados por seis actores) se encuentran en la calle para realizar una encuesta sobre pizzas congeladas. Con esta excusa llena de ironía y humor, el dramaturgo va entrando en sus mentes, en sus vidas, en todo lo que no dicen. Es el año 1991, el muro de Berlín ha caído, la Guerra Fría ha terminado con el triunfo del capitalismo, el mundo empieza a apuntar hacia un nuevo orden y, por tanto, a poner énfasis en los valores que habían conformado el mundo patriarcal. Y aquí dentro los personajes van viviendo, mirando hacia otro lado, las partes más oscuras de ellos mismos.
Con dirección de Carme Portaceli e interpretada por Gabriela Flores, Francesc Garrido, Albert Pèrez, Maria Rodríguez, Martí Salvat y Diana Torné, la obra se estrena este jueves 13 de septiembre en el Teatro Valle Inclán de Madrid, donde permanecerá hasta el próximo 14 de octubre. La obra es una coproducción del Centro Dramático Nacional, Grec 2012 Festival de Barcelona y FEI (Factoria Escènica Internacional).
Una mujer para a otra en la calle para hacerle un cuestionario sobre sus hábitos y gustos a la hora de consumir (comprar), a través de la aparente inocencia de las preguntas van llegando poco a poco a la profundidad de la vida de la entrevistada, descubriendo su historia, el reciente abandono que sufre por parte de su marido, su profunda tristeza. Al final de esta escena, la entrevistadora le ofrece un sobre con dinero que deberá recoger en un lugar determinado y de ese modo ella misma se transforma en entrevistadora.