El director de «El lector» llevará a la pantalla la novela «Extremely Loud and Incredibly Close» de Jonathan Safran Foer

El adaptador de la oscarizada «Las horas», una de Virginia Wolf, Nicole Kidman con apéndice nasal y varios suicidios, y «El lector», o el Oscar que precedió al inesperado divorcio de Kate Winslet, quiere esta vez llevar a la pantalla la novela del mismo nombre de Jonathan Safran Foer, que pivota alrededor de los trágicos sucesos que hundieron a la ciudad de Nueva York en el caos y a muerte. El productor Scott Rudin, especializado en proyectos de elevada altura intelectual, está detrás de la película, en la que colaborarán Paramount en unión con los estudios Warner Brothers.

La novela, publicada por Safran Foer en 2005 se basa en la peripecia de Oskar Schell, un inventor aficionado de nueve años, diseñador de joyas, astrofísico, músico de percusión y pacifista. Oskar busca por todo Nueva York una media llave que se pueda unir a la que su padre, asesinado en las Torres Gemelas por los dos aviones secuestrados por fundamentalistas islámicos, le regaló. Se ha encargado de la adaptación Eric Roth, autor del guión de «El curioso caso de Benjamin Button».

Daldry, desde su agencia de representación CAA, sabe que la clave del éxito del proyecto será el hallazgo de un niño actor prodigioso. En 2000, lo hizo con Jamie Bell (Billingham, 1986) y al alemán David Kross, apenas conocido entonces, le convirtió en «El lector», una película en la que le convirtió en un joven Ralph Fiennes, un tipo con graves problemas de concienca por hechos ocurridos en la Alemania nazi durante los horribles tiempos del Holocausto. Bell ha estado embarcado desde su descubrimiento en proyectos de alto voltaje como «King Kong», «Hallam Foe», «Querida Wendy» o «Banderas de nuestros padres». Kross protagonizó la popular «Krabat y el molino del diablo», en cuyos créditos Daldry aparecía en el apartado de agradecimientos.

De Daldry se especula también con que podría encargársele el rodaje de la cuarta «Crepúsculo», aunque también se barajan los nombres de Sofía Coppola («Lost in translation»), «Gus van Sant («Mi nombre es Harvey Milk») y Bill Condon («Dreamgirls»). De lo que no cabe ninguna duda es que con Daldry y su próximo proyecto, nacerá de nuevo una estrella.