La soprano Patricia Racette y el tenor argentino Marcelo Álvarez, como Leonora y el trovador Manrico, brillan con luz propia

La señora Racette, además de la voz portentosa, tiene una gracia interpretativa especial llena de belleza. La pasada primavera fue una tremenda Tosca y ahora se supera. Y el barítono serbio Zeljko Lucic es el conde di Luna con una cuerdas vocales muy ricas. Alvarez tuvo una noche brillante con una voz radiante y lírica, sobre todo cuando llama a las tropas para liberar a su madre gitana Azucena, en prisión por el conde. Pero la noche fue, definitivamente, de la Leonora de Racette.

«Il Trovatore» se representa en la Metropolitan Opera, de The Lincoln Center, hasta el 19 de noviembre. Regresará en abril de 2011.