El teatro Alameda de la capital de la costa del sol acoge la famosa obra de Ray Cooney y John Chapman

Félix y Carlos son socios en una editorial y amigos de toda la vida. Félix es un hombre sencillo y trabajador, y Carlos es un caradura y vividor. Félix está enamorado de su encantadora mujer, Diana, que es la mejor amiga de Lidia, la hasta ahora resignada esposa de Carlos. Félix y Diana viven en el piso que está encima de la editorial, y ella decidió contratar a Óscar, un decorador muy in para modernizar el piso. La inesperada llegada de Adela, escritora superventas y de estricta moralidad, altera los planes de cada personaje, que intentan que los demás no sepan sus intenciones infieles.
A partir de una prometedora noche de deseo, lujuria, infidelidades y pasiones desenfrenadas, los personajes se ven envueltos en un conflicto tras otro, haciendo de esta obra la máquina perfecta de hacer reír. Con estos elementos en juego se pone en marcha entre el 13 y el 21 de este mes en el Teatro Alameda de Málga esta delirante comedia de enredos, engaños e infidelidades.
«Sé infiel y no mires con quién» ha sido vista por más de 5 millones de espectadores en todo el mundo. La pieza es ya un clásico internacional del género vodevilesco, llevada al cine en su día por Fernando Trueba y montada en todo el mundo, caracterizada por su engranaje dramático, que funciona como un auténtico mecanismo de relojería.
Pequeños engaños y malentedidos que se mezclan en poco tiempo y que dan a la obra una agilidad endiablada. Los personajes entran y salen sin descanso y confieren a la acción un ritmo casi frenético, que no deja lugar al descanso. Se trata de una comedia, que se puede definir como un juego teatral que está muy bien escrito y cuya intención es hacer pasar una representación muy divertida. Un conflicto donde todos son falsas apariencias en una noche loca en la que cada vez que se une un personaje se van complicando las cosas.