Los acuerdos para hacer el filme deberán ser aprobados por el juez que supervisa la herencia del Rey del Pop

Los detalles del acuerdo para realizar la película, incluyendo los 60 millones de dólares por ganancias que Sony ha aceptado pagar por los derechos del filme, han sido expuestos en documentos de la corte presentados durante la tarde del martes.
El patrimonio de Jackson y AEG Live, que es controlada por el multimillonario de Denver Philip Anschutz, compartirán ganancias por la cinta, donde los primeros obtienen un 90 por ciento y AEG Live el 10 por ciento restante, según los citados documentos. También ligado al acuerdo por la película figura un trato por la mercadotecnia del filme, junto al grupo Bravado International Group, una división de Universal Music Group, y que velará por la venta de los productos relacionados con Jackson.
El rey del Pop sigue siendo una máquina de hacer dinero aún después de muerto. Howard Weitzman, un abogado que representa a los ejecutores del testamento del cantante, el abogado John Branca y el ejecutivo de la industria musical John McClain, han asegurado que los acuerdos para el filme podrían generar «millones de dólares en ganancias para el patrimonio de Michael Jackson». Y ya se sabe como funciona la industria de Hollywood.