CON ESTE MONTAJE EL TEATRO DEL TEMPLE CELEBRA SUS 15 AÑOS DE ACTIVIDAD

Con esta versión de «Luces de Bohemia», que estará en la sala Francisco de Rojas del Teatro del Círculo de Bellas Artes hasta el próximo día 25, los responsables del Teatre del Temple se anticipan a la celebración de sus quince años de actividad, que también celebrarán con un montaje de «El Público» de Federico García Lorca.
«Notamos en todas las funciones el calor que genera una pieza tan emblemática como es «Luces de bohemia». Hay un hambre especial por ver en escena esta obra que tiene plena vigencia” dice Carlos Martín, director de un montaje que a su juicio «sorprende por su ritmo, limpieza y sencillez”. Se ha optado por una escenografía «ágil, austera y alejada del costumbrismo” que utiliza muy pocos elementos «para dar a la interpretación todo el peso de una obra genial” afirma su director.
La propuesta escénica de la compañía es desnuda, despojada, sencilla y sintética, buscando «la esencia del discurso humano que brota, palmo a palmo, en esta bajada a los infiernos”, dice el director, que asegura: «Es el retrato deforme de una época nos sigue tocando, además de por sus indudables hallazgos estéticos, por ser un reflejo brutal de nuestra propia raíz como seres humanos; el ayer es un hoy lanzado al mañana y el teatro, el lugar donde hacer transitable, como descubrimiento del momento, lo eternamente repetido y ya dicho”. Carlos Martín y el coordinador de la obra, Alfonso Plou, comentan haber «respetado escrupulosamente” el texto original, a pesar de haberse tomado la licencia de acercarla más a nuestro tiempo «sólo a través de pequeños detalles escenográficos”. La escenografía es aquí un personaje más y los rápidos cambios de escenario, realizados por los propios actores, contribuyen a acentuar la sensación de movimiento y el aire cinematográfico de la pieza. Noche y Lumpen
Sólo ocho actores encarnan el medio centenar de delirantes personajes. Unos seres que deambulan por los escenarios de la noche madrileña en la que el poeta ciego Max Estrella (Ricardo Joven) y su lazarillo y amigo Latino de Hispalis (Pedro Rebollo) se codean con lo más sórdido, grotesco y marginal. A lo largo de la velada, estos dos vagabundos van encontrándose con todo el lumpen de la ciudad; delincuentes, prostitutas, proletarios mal pagados, policías, periodistas e incluso ministros. Personajes turbulentos y situaciones grotescas se suceden a lo largo de la noche en la que el poeta ciego Max Estrella, junto con su amigo Latino, pululan por el Madrid más sórdido, donde van encontrándose con la sociedad más marginal de la ciudad. En definitiva, un microcosmos completo de la sociedad de la época «que no se distancia tanto de la de ahora” coinciden Plou y Martín.
Valle-Inclán escribió la obra en 1920 inaugurando con ella el esperpento, un innovador concepto estético que él mismo describía de forma genial en una de las últimas escenas de la obra y cuya paternidad atribuye a Goya.
Fundado en 1994, Teatro del Temple no ha dejado de recorrer España y Latinoamérica, alternando su presencia en festivales nacionales e internacionales con su asistencia continuada en la siempre difícil cartelera madrileña. Ha obtenido premios como el Max al mejor espectáculo revelación, por «Picasso adora la Maar». Esta versión de «Luces de Bohemia» se estrenó en el Teatro Principal de Zaragoza en septiembre. Inició a continuación una gira por España que ahora hace escala en Madrid y que seguirá después por bue parte de la península.