LA PELÍCULA, DIRIGIDA POR MAX LEMCKE, ES UNA COMEDIA SOBRE LAS RELACIONES DE PAREJA, LA DIGNIDAD Y LA AMISTAD

EN TIEMPOS DE LA BURBUJA INMOBILIARIA

Fernando Tejero y Malena Alterio son Álex y Virginia, una pareja que compra un piso, sobre plano, en las afueras de una gran ciudad, en busca de precios más económicos. Reúnen sus ahorros para pagar la entrada, más una hipoteca a cuarenta años. La casa es su sueño: dos habitaciones, cocina, salón con chimenea… Y sobre todo, lo que acaba por convencer a Álex: una terraza. Pequeña, de cinco metros cuadrados, pero con unas vistas maravillosas: a lo lejos, el mar. Cuando sólo faltan unos meses para la entrega de los pisos el edificio está en estructura. Un buen día, precintan la zona y paran las obras.
«Cinco metros cuadrados» es, en palabras de su director: «un largometraje moderno, actual, preocupado por las relaciones de pareja, por la amistad, la dignidad y el amor en los tiempos de la burbuja inmobiliaria”. Producida por Aliwood, el rodaje transcurrirá a lo largo de seis semanas por diferentes localizaciones de Alicante y los Estudios de Ciudad de la Luz.