El longevo cineasta portugués, que la semana que viene estrenará «Centro histórico», recibe un homenaje en su Oporto natal

El guión está listo para su puesta en marcha el próximo año si se logra la financiación necesaria, calculada en unos 350.000 euros.
Con unas 60 películas, el realizador, ha recibido un homenaje en su Oporto natal en un acto en la Casa de Imprensa. Oliveira está considerado uno de los autores más universales de Portugal por la calidad de su obra, en la que incluyen trabajos como «Francisca» (1981), «La divina comedia» (1991), «No, o la vana gloria de mandar» (1990) y «Una película hablada» (2003).
Su legado, que preserva la memoria del siglo XX, aborda desde la tradición bíblica hasta la filosofía de Nietzsche. Cineasta de culto en Europa, De Oliveira comenzó su carrera en 1931 con el corto «Douro, Faina Fluvial», un documental mudo en blanco y negro en la ribera del Duero de Oporto, su ciudad natal. A medida que cumplió años, su producción cinematográfica aumentó, y desde los 80 prácticamente firmó una película por año. En el 2012, presentó «Gebo y la Sombra», basada en el texto de Raul Brandão y protagonizada por Michael Lonsdale, Claudia Cardinale y Jeanne Moreau, y este año «Centro historico», filme colectivo en cuatro episodios que Oliveira firma junto a Akas Kaurismaki, Pedro Costa y Víctor Erice, sobre la ciudad de Guimaraes, capital europea de la cultura.
En su larga carrera, ha trabajado con actores como John Malkovich, Catherine Deneuve y Marcello Mastroianni. El León de Oro de Venecia de 1985 por «El zapato de raso» o el galardón del Jurado de Cannes, en 1999, por «La carta», son algunos de los principales reconocimientos que ha recogido en su extensa trayectoria.