«hay que vivir con intensidad cada momento de la vida, los buenos y los malos», ha dicho la actriz

Verdú ha asegurado que volvería a empezar su carrera profesional «siempre y cuando viviese todo lo que he vivido, con las cosas buenas, malas, decepciones, alegrías y todas las películas» porque «eso es lo que se te queda ahí para evolucionar como persona y como actriz». Y ha añadido: «Sino te pasan cosas buenas y malas, sobre todo malas, qué vas a entregar a un personaje», al tiempo que ha afirmado que «hay que vivir con intensidad cada momento de la vida, los buenos y los malos porque vivir las cosas con medianerías es muy triste».

Verdú ha dicho sobre este reconocimiento del certamen malagueño que va a «disfrutarlo mucho» y que le gustaría que la ilusión no le quitara el disfrute para que pueda quedarse con «cada momento, segundo y minuto» de todo lo que ocurra en la gala de este lunes, donde va a tener en mente a todos sus amigos y familiares, pero, sobre todo, se va a acordar de dos personas: mi abuela materna y Ricardo Franco, ha afirmado. Además, ha incidido en que este galardón será «especial» porque ningún «festival de renombre» le ha otorgado ninguno.
Por último, ha asegurado que sólo unas cuatro o cinco películas las recuerda con «furia visigoda» pero, incluso así, ha dicho, «he sacado siempre lo bueno de ellas. «Todas las demás son maravillosas. Han tenido más o menos éxito o repercusión, pero a mí lo que me importa es el viaje y si ha sido gustoso me da igual el resto», ha concluido.

Como previa a la gala de esta noche en el Teatro Cervantes en la que la actriz recibirá, como reconocimiento a su carrera, el Premio Málaga, Verdú ha descubierto en la mañana de este lunes el monolito en su honor en el paseo marítimo Antonio Banderas.

Ante una gran expectación, la actriz madrileña ha dejado su huella en «el paseo de las estrellas de nuestro cine», en palabras del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quien, al igual que el resto de asistentes, ha alabado su dilatada carrera. «Extraordinariamente brillante», ha resumido.

«Una trayectoria muy fecunda, plena de brillantez, no sólo en la cantidad, sino también en la calidad», ha dicho de Verdú el regidor, quien ha incidido en que «es un valor seguro del cine español, una de las grandes actrices de la cinematografía española»; un hecho que «el Festival de Málaga no podía olvidar».

El monolito en su honor se une a otros 11, dedicados a otros grandes del cine español, tales como José Coronado, Elena Anaya, Alfredo Landa o Ana Belén. Según el alcalde, este paseo «es una historia resumida de nuestro festival», confiando en que «se nos quede corto porque la vida del certamen sea larga». En este sentido, ha subrayado que «en 17 años no se ha podido hacer más ni mejor».