El director de «Taxi Driver», «La última tentación de Cristo», «Infiltrados» o «El lobo de Wall Street» ha realizado películas «que forman parte de la historia del cine», según el jurado

Entre las 35 candidaturas de 21 nacionalidades que optaban al premio este año estaban la del cantautor Joan Manuel Serrat, el actor Antonio Banderas, el cantante Raphael y la del cineasta estadounidense Martin Scorsese que ha resultado ganadora. También optaban al galardón el grupo músicos brasileños entre los que se encuentran Caetano Veloso, su hermana Maria Bethânia y Gilberto Gil.

Martin Charles Scorsese nació el 17 de noviembre de 1942 en Nueva York en una familia católica de origen italiano de clase trabajadora; su padre era planchador de pantalones. Dos pasiones movían al joven Scorsese en su infancia: el cine y su decisión de ser sacerdote, vocación que deshechó con el paso del tiempo. Scorsese se crió en el barrio de Little Italy, que más tarde serviría de inspiración para varias de sus películas. Asistió a la Universidad de Nueva York, obteniendo una licenciatura en la escuela de cine en 1964 y una maestría en la misma disciplina en 1966. De 1967 data su cortometraje «The Big Shave». Ese mismo año realizó su primer largometraje, «¿Quién llama a mi puerta?» con su compañero de estudios Harvey Keitel, y a partir de entonces formó parte de la «banda» de cineastas de la década de 1970: Francis Ford Coppola, Brian De Palma, George Lucas y Steven Spielberg. De Palma fue quien le presentó a Robert De Niro, lo cual dio pie a una estrecha amistad que los llevó a compartir muchos proyectos.

En este periodo, Scorsese trabaja como ayudante de dirección y montador de la película «Woodstock» y realizó el documental «Street Scenes» (1970). En 1972, Scorsese dirige «Boxcar Bertha» por encargo del productor Roger Corman, quien había ayudado a muchos directores a comenzar sus carreras, entre los que destacan Francis Ford Coppola, James Cameron y John Sayles. Con «Boxcar Bertha», Scorsese aprende a trabajar con rapidez y con pocos medios, lo cual le preparó para su primera gran película con Robert De Niro (aunque éste aún encarnaba a un personaje secundario y el protagonista seguía siendo Keitel), «Malas calles».

«Malas calles» provoca que la actriz Ellen Burstyn escoga a Scorsese para dirigirla en la película «Alicia ya no vive aquí», en 1974. Burstyn ganó un Óscar a la mejor actriz por esta película y Scorsese demostraba con este drama realista, que podía moverse en muchos registros sin ningún problema. A continuación, Scorsese explora sus raíces étnicas en el documental «Italianamerican», sobre sus padres Charles y Catherine Scorsese, que se incorporarán en seguida a los rodajes de su hijo en diferentes cometidos.

En 1976, Scorsese asombra al mundo con «Taxi Driver». Sobre un guión de Paul Schrader, uno de los guionistas más brillantes de las últimas décadas del siglo XX en Estados Unidos. Scorsese se ve catapultado al estrellato con esta perturbadora historia, que protagonizó magistralmente un Robert De Niro en plenas facultades tras su gran éxito con «El Padrino, parte II». Las malas calles de Nueva York, uno de los más fascinantes platós cinematográficos, sirven nuevamente de escenario para la historia de un ex combatiente de Vietnam, que decide emplearse como taxista nocturno, erigiéndose en ángel exterminador de una red de trata de blancas en su intento por liberar a una joven prostituta adolescente. La película se alza con la Palma de Oro del Festival de Cannes y genera un creciente prestigio que se mantiene hasta el día de hoy. Todavía hay un papel de reparto para Harvey Keitel y supuso el descubrimiento de una joven Jodie Foster, quien tendría una de las cuatro nominaciones al Óscar como mejor actriz de reparto.

Su enorme fama da a Martin Scorsese el coraje suficiente para afrontar un atípico musical, su primera película de alto presupuesto: «New York, New York». La pareja protagonista estuvo formada nuevamente por De Niro, en su tercera colaboración con el director, y una incombustible Liza Minnelli. Ambos daban cuerpo a un dúo -él saxofonista, ella cantante- que a lo largo de varias décadas mantuvieron una relación amorosa mientras trabajaban juntos en varios espectáculos musicales. A esta película le siguen «El último vals» en 1978, un documental bellamente fotografiado sobre un concierto de The Band, y «Toro salvaje», sobre la vida y la carrera pugilística del violento y perturbado Jake LaMotta, de nuevo sobre guion de Paul Schrader, que adaptaba libremente las memorias del deportista. Scorsese decide rodar en blanco y negro, en parte para atenuar el rechazo a la enorme violencia del filme y en parte para hacerlo más realista, pero también perdió así gran potencial comercial. Robert De Niro interpretó con gran talento a LaMotta, y Joe Pesci a su hermano. Además, esta película supone el comienzo de la colaboración con la montadora Thelma Schoonmaker, viuda de Michael Powell, a la que conoció trabajando en los documentales «Street Scenes» y «Woodstock», y que desde entonces ha sido fiel colaboradora en todos sus proyectos y que le ayudaría a cristalizar sus ideas sobre montaje.

La década de los 80 se inicia para Scorsese con la comedia negra «El rey de la comedia», de nuevo interpretada por De Niro, que daba vida a un fanático de un cómico encarnado por Jerry Lewis. En 1985 regresa a Nueva York para rodar un filme más acorde a lo que generalmente se espera de él, un retrato de los bajos fondos neoyorquinos en «Jo, que noche», un relato con tintes kafkianos, en el que un pseudo yuppie vive una delirante pesadilla dentro de los límites más perturbadores de Soho. La película obtendría un más que digno resultado en taquilla y le reportaría a Scorsese el premio al mejor director en el Festival de Cannes.

En 1986, dirige «El color del dinero», protagonizada por Paul Newman, Tom Cruise y Mary Elizabeth Mastrantonio. El filme es una aparente secuela de «El buscavidas», de Robert Rossen, en la que Paul Newman ya interpretó al jugador de billar Eddie Felson. Por este trabajo Newman gana su segundo Óscar para Newman, éste como Mejor actor después de que el año anterior ganara uno como homenaje a toda su carrera.

El éxito provoca que, tras casi 20 año manejando el proyecto, Scorsese pueda filmar «La última tentación de Cristo» en 1988, adaptación del libro de Nikos Kazantzakis. Por este filme, Scorsese recibió su siguiente nominación al Óscar al mejor director, y el respaldo que varias figuras del mundo político le dieron a esta película, que había levantado una cierta controversia en países católicos, otorgó credibilidad y prestigio al filme.

En 1989 se reune con sus amigos Francis Ford Coppola y Woody Allen para rodar el filme colectivo «Historias de Nueva York», para el que cada uno de ellos dirige un mediometraje, y en 1990 regresa al mundo de la mafia con una de sus obras maestras, «Uno de los nuestros» donde pone todo el aprendizaje acumulado en Little Italy, para contar la historia verídica del ex gángster Henry Hill. En tono elegíaco, crispado y cínico, narra tres décadas en la vida de un trío de gangsters que trabajan para una familia siciliana asentada sobre todo en los alrededores del aeropuerto de Nueva Jersey, proponiendo una irónica versión del sueño americano, pervirtiéndolo a través de los ojos de Hill.

A esta película le sigue un remake de una película clásica que protagonizó Robert Mitchum en 1962: «El cabo del terror», titulada «El cabo del miedo», para regresar en 1993 a un cine mucho más personal y arriesgado, con la adaptación de Edith Warthon, en uno de sus textos más célebres: «La edad de la inocencia», con Daniel Day-Lewis, Michelle Pfeiffer y Winona Ryder. En 1995 rueda «Casino», una nueva historia de gangsters, sobre los casinos controlados por la mafia en los años 70 y 80 en la ciudad de Las Vegas. 1997 es el año de «Kundun», sobre la vida y exilio del decimocuarto Dalái Lama, una película extraña e incomprendida.

Tras el documental «Viaje alrededor del cine norteamericano con Martin Scorsese», el director estrena en 1999 estrenó «Al límite», y en 2002, Scorsese por fin dirige uno de sus más ansiados proyectos, «Gangs of New York», que fue su empresa más arriesgada hasta el momento, con presupuesto superior a los cien millones de dólares. El siguiente filme de Scorsese fue «El aviador», película biográfica del excéntrico multimillonario y pionero de la aviación Howard Hughes

Después de presentar su documental sobre Bob Dylan en 2005, «No Direction Home», Scorsese gana por fin su primer Oscar en 2006 con su galardonada «Infiltrados», y en la 67 ceremonia de los Globos de oro se le otorga el premio Cecil B. DeMille por su gran carrera en la industria cinematográfica.

En 2008 realiza el documental «Shine a Light», sobre el grupo de rock Rolling Stones y como productor de la serie «Boardwalk Empire», ambientada en la época de la Ley seca, de la que también dirige su primer episodio. En 2011 realiza su primera película en 3D, «La invención de Hugo», un maravilloso homenaje al nacimiento del cine y a Georges Méliès, que tiene mucho que ver con otra de las actividades a la que Scorsese ha dedicado tiempo y dinero, la prevervación y restauración del patrimonio cinematográfico: Scorsese es el fundador y presidente de The Film Foundation, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la preservación y protección de la historia del cine. Asimismo, en el Festival de Cannes de 2007, Scorsese lanzó la World Cinema Foundation, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la preservación y restauración de películas olvidadas de todo el mundo, con especial atención a los países en vías de desarrollo que carecen de los recursos financieros y técnicos para dichas tareas. Scorsese es el fundador y presidente.

Sus últimas películas han sido «El lobo de Wall Street» U2013) sobre un tiburón de labolsa neoyorquina, y «Silencio» (2016) sobre los misioneros jresuitas en el Japón de la segunda mitad del siglo XVII.

Martin Scorsese Se ha casado cinco veces. Su primera mujer fue Laraine Marie Brennan, y tuvieron una hija, Catherine. Se casó por segunda vez, con la escritora Julia Cameron en 1976, pero el matrimonio solo duró un año. Tuvieron a Domenica Cameron-Scorsese. Se casó por tercera vez con Isabella Rossellini en 1979 y se divorciaron cuatro años más tarde (1983). Dos años más tarde, (1985), se casó con la productora Barbara De Fina. Su divorcio se realizó en 1991. Actualmente, lleva desde el año 1999 casado con Helen Morris. Ambos tienen una hija, Francesca.

Según el jurado de los Premios Princesa de Asturias,las películas de Scorsese «ya forman parte de la historia del cine» y además «se mantiene actualmente en plena actividad, aunando en su obra, con maestría, innovación y clasicismo».