La actriz estrena en el Festival de Deauville «Julie y Julia»

Ayer en Deauville -en plena gira europea de promoción- reconoció su inmensa suerte y confesó un sueño nuy próximo a realizarse: tener una carrera tan prolongada como la de su venerada Bette Davis. Dos años después de adornar el Festival de Deauville con su depredadora editora-diablesa (casualmente su visita coincidió con la premiere europa del documental «The september issue», sobre la directora de Vogue USA Anna Wintour, retratada por ella vestida de Prada), Streep ha regresado a Normandía para presentar una película que está muy cerca de su corazón, ya que para ser la Julia Child de «Julie y Julia», de Nora Ephron, se inspiró en su propias madre. En Deauville ha dejado dicho: «Me senti cerca de Julia Child porque ella mantuvo una duradera historia de amor con su marido Paul y el boeuf bourguignon. Creo que cocinar para los que quieres es un acto supremo de generosidad y amor. Me inspiré en mi madre, que era un auténtico torbellino en la cocina y en nuestras vidas. Nos daba amor, comida y caricias a manos llenas». Streep y Ephron mostraron enorme complicidad en Deauville desde que la actriz retrató a la directora en una pelicula del pasado, «Se acabó el pastel» («Heartburn»), en la que, con Jack Nicholson, se narraba las amargas desventuras del primer y muy desgraciado matrimonio de Ephron con el infiel y alcohólico periodista del caso Watergate Carl Bernstein. La directora de «Algo para recordar» («Sleepless in Seattle») y «Tienes un e-mail» está actualmente casada con el guionista de Martin Scorsese Nicholas Pileggi. Las dotes de Ephron como cocinera son muy celebradas. Como el recetario de Julia Child, la mujer aue descubrió a los norteamericanos la cocina francesa. Una especie de Maruja Callaved nuestra. Ayer también en Deauville se estrenó mundialmente el documental «Nightmares in red, white and blue: the Evolution of American Horror Film». En el film se habla del género con maestros como John Carpenter, Joe Dante o Wes Craven y se repasa el cine de terror desde 1910 haste nuestros dias. El género como metafora de los variados miedos que han asolado a la humanidad – guerras mundiales, Vietnam, la guerra fria, el 11 de septiembre o Irak- hasta una consideración final a partir de «El espinazo del diablo» y «El laberinto del fauno»: el cine de terror más inquietante y dinámico procede de España».