El director de «Collateral», «Heat» o «Enemigos públicos», es calificado por el certamen como «un cineasta total y uno de las figuras más influyentes y representativas del cine estadounidense contemporáneo»

En un comunicado del festival se califica a Michael Mann como «un cineasta total y uno de las figuras más influyentes y representativas del cine estadounidense contemporáneo». Mann llega en un momento de transición en Venecia, donde el nuevo director, Alberto Barbera, ha prometido un certamen «más sobrio y menos deslumbrante» para su 69 edición este año.
El director saliente, Marco Müller, que dirigirá ahora el festival internacional de cine de Roma, mezcló con éxito cine de bajo presupuesto y éxitos de la gran pantalla de todo el mundo, con presencia de estrellas de Hollywood en la alfombra roja. Ambos son ingredientes vitales para la supervivencia de un festival en un campo cada vez más competitiva, y la labor de Venecia se ha visto dificultada por la construcción de proyectos a largo plazo en el lugar del certamen y por el hecho de que se solapa con el festival de Toronto.
Como novedad, el Festival de Venecia lanza este año un pequeño mercado cinematográfico para competir con Cannes y Berlín, donde la compraventa de títulos es clave para el éxito.