n trompetista de jazz narra la extraordinaria historia del que fuera su mejor amigo, un pianista excepcional

El autor italiano publicó en 1994 este monólogo que se popularizó cuatro años después con la adaptación al cine que dirigió Giuseppe Tornatore con el título de «La leyenda del pianista del océano». Rellán da vida al trompetista de jazz que recuerda a su mejor amigo, el pianista Novecento. Su personaje relata al espectador la historia de este pianista nacido en uno de esos barcos que recorrían las rutas entre Europa y América a principios del siglo XX, en los que se mezclaban ricachones, golfos, emigrantes y turistas.
Novecento era un pianista de técnica increíble, capaz de extraer notas mágicas, insólitas, melodías asombrosas que cautivaban cada noche a los viajeros del barco en el que había nacido y del que decían que nunca se había bajado. Nunca había pisado tierra. El mejor pianista de todos los tiempos, y no existía para el mundo. Sin patria, ni familia, ni fecha de nacimiento. Nada. Hasta que un día decidió bajar.

La vida se va construyendo a través de grandes y pequeñas decisiones, casi siempre podemos identificar un punto crítico de no retorno, un punto en el que tomamos una elección vital que trazará para siempre el rumbo de nuestro viaje, marca indeleble que define nuestro carácter, y por ende, nuestro destino. La historia, en definitiva, de una amistad y de un viaje emocional a la búsqueda del sentido de la vida desde la música y los sueños.

El director del montaje es Raúl Fuertes, que califica esta obra como «una lección de vida sin pretender serlo, una invitación a vivir la vida como merece ser vivida». Fuertes hace hincapié en la puesta en escena en el poder de la imaginación de la palabra, en su capacidad para convocar imágenes y relacionarse con el espectador y su imaginario. Además de la dirección, Fuertes es el responsable del espacio escénico y la iluminación. La traducción con la que se ha trabajado desde el original es de Xavier González.

Al frente del proyecto en la labor interpretativa figura Miguel Rellán, un actor de una larga trayectoria en cine, teatro y televisión. El intérprete nacido en Tetuán ha actuado para directores como Carlos Saura, Luis García Berlanga, Fernando Fernán Gómez, Pilar Miró o José Luis Garci. En teatro ha trabajado con textos de autores como Lope de Vega, Calderón de la Barca, Valle-Inclán o Chéjov.