LA ACTRIZ FILMA EN SERBIA «EN LA VÍA LÁCTEA», EN LA QUE INTERPRETA A UNA AGENTE DE INTELIGENCIA OBLIGADA A CAMBIAR DE IDENTIDAD

Vincent Cassel y Monica Bellucci estaban consideradas como una de las parejas mejor valoradas en Hollywood, donde todo el mundo apostaba por la realización de una verdadera historia de amor. Tras el cese del matrimonio, Monica Bellucci y Vincent Cassel dejan atrás una relación de catorce años que les ha dado como premio dos hijas. Deva, de ocho años, y Léonie, de tres, son las descendientes de tan insigne pareja, que ahora tratará de levantar el vuelo cada uno por su parte.
Entre las declaraciones más polémica de Monica Bellucci existe una que cobra relevancia en relación con esta decisión. La actriz aseguró en una entrevista que cree en el amor, pero no en la fidelidad. No sabemos si tras estas declaraciones se esconde el problema de su relación con Vincent Cassel. Sea como sea, parece que ambos guardan una buena relación y que no ha sido una ruptura trágica. Ahora Vincent Cassel y Monica Bellucci tendrán que alzar sus carreras y dejar atrás la convivencia.
Belucci se ha refugiado en Serbia donde rueda, a las órdenes de Emir Kusturica «En la vía láctea». La película es una coproducción mexicana, estadounidense y serbia, de la que Kusturica es también el guionista junto con su hija Dunja, y podría tener su estreno en año próximo en Cannes, según se propone el realizador y productor de la obra. «Es una historia que en parte ocurrió en la vida real, y por otro lado es fruto de la ficción, una historia sobre el amor, la guerra y una dimensión mitológica que la serpiente tiene en las vidas humanas desde los tiempos de antes de Antiguo Testamento», ha dicho Kusturica en la ciudad de Trebinje. El inicio del rodaje tuvo como escenario el parque nacional de Sutjeska, y continuará en las próximas semanas en diferentes localidades de Bosnia y Serbia, con el plan de terminar este filme «histórico-aventurero» a finales de noviembre.
Bellucci da vida a una agente de inteligencia en la guerra que cambia de identidad y trata de obtener un pasaporte con ayuda de un hombre, protagonizado por el propio Kusturica, y entre los dos nace un gran amor. «Es difícil hacer una mala película y aún más una buena, sobre todo en el tiempo en que ha cambiado por completo la tecnología, en que la brutalidad de la imagen digital reduce la ilusión que uno tenía cuando rodaba una película», explica el realizador, que asegura que aún tiene «un pie» en el siglo pasado. Poética y violenta «todo mi esteticismo y lo que sé del arte cinematográfico es de aquel tiempo. Pero todavía hay una fuerza motriz, una emoción, y es lo que me mantiene», dice el autor de las películas como «Papá está en viaje de negocios», ganador de la Palma de Oro de Cannes, así como de «El tiempo de los gitanos» y «Underground».
Sobre este trabajo, Bellucci asegura que la nueva película de Kusturica es a la vez poética y violenta, y que da vida a una mujer de gran fuerza, muy femenina pero con algunos rasgos masculinos. «Actuaba en las películas que algunos consideraban demasiado brutales, cargadas de escenas de violencia, pero creo que no hay ficción que pueda ser más brutal que la realidad. Por eso me siento libre en la interpretación de tales personajes», declara la actriz. «Aunque la película se fundamente en parte en una historia verdadera, juntos la haremos algo nuestro. Creo que Kusturica confía en mí, igual que yo en él, porque no pedía sesiones de prueba», recoboce la actriz.