La actriz fue un icono del cine de terror de la mano de Tobe Hooper

El rostro de Marilyn Burns alcanzó fama mundial al encarnar a Sally Hardesty, la única que consiguió sobrevivir a los apetitos asesinos de Leatherface y de su sierra mecánica en la primera versión de «La matanza de Texas», la cinta que en 1974 dirigió Tobe Hooper y que es ya todo un clásico del género de terror. Tras desgañitarse ante la cámara para escapar del asesino de la sierra mecánica, la actriz estadounidenses volvió a trabajar con Hooper en «Trampa mortal» (1976) y en la miniserie «Manson, retrato de un asesino» (1976).

Burns, cuya carrera no fue demasiado prolija, hizo también pequeñas apariciones en las últimas versiones de la saga «La matanza de Texas 3D» (2013) y «La matanza de Texas: La nueva generación» (1994). Sus últimos trabajos han sido la cinta de terror «Sacrament» y el drama «In a Madman’s World».