CHARLES CHAPLIN LE HABÍA DEFINIDO COMO SU PAYASO FAVORITO

Norma Wisdom había nacido en Londres y pronto se hizo famoso por sus papeles cómicos en el cine. Algunos de los filmes en los que actuó como «A Stich in Time» o «Trouble in Store», fueron los únicos occidentales tolerados en la Albania comunista, donde en los años de la dictadura Wisdom tenía casi estatus de héroe. Él mismo lo pudo comprobar en 1995 cuando visitó ese país tras la caída del comunismo y para su gran sorpresa fue acogido con enorme simpatía por cientos de simpatizantes, entre ellos el nuevo líder del país, Sali Berisha.
En una visita más reciente a Albania, que coincidió con un viaje de la selección nacional inglesa, Sir Norman -título que le otorgó la Reina Isabel II en 2000- descubrió que a sus 86 años era un personaje más popular que el futbolista David Beckham. «Ignoro por qué soy tan popular aquí. Deben de estar todos locos», comentó entonces el actor, aunque dijo que su popularidad tal vez se debiese a la ausencia de sexo y violencia en sus películas.
Su agente, Johnny Manns, le definió no sólo como «un gran cómico», sino también como «una persona encantadora», mientras que otros críticos le describieron como «un profesional al cien por cien». Kevin Powis, que le dirigió en 2007 la película «Expresso», ha dicho de él que «era una leyenda viva. Era un placer estar en su compañía».
De pequeña estatura, Wisdom hacía reír con su chaqueta mal cortada y su tendencia a tropezar continuamente. Actuó en 32 comedias de televisión, diecinueve películas y se hizo famoso en países tan distantes como China o Argentina. Hijo de un chófer y una modista, que se divorciaron cuando tenía nueve años, Wisdom y sus hermanos robaron comida en las tiendas.
Norman Wisdom había dejado la escuela a los trece años y trabajó primero como mensajero luego como botones de un club nocturno, para pasar después a convertirse en camarero a bordo en un buque con destino a Buenos Aires.
Su debut en los escenarios se produjo en 1946 en un music-hall del norte de Londres, donde le ofrecieron un contrato para siete años. Su popularidad llegó a ser tal que otro gran cómico, Charlie Chaplin, dijo de él: «Si hay alguien que pueda sustituirme, es Norman Wisdom». En 1981, se distanció del género cómico para interpretar a un viajante jubilado y enfermo de cáncer en un drama para la BBC titulado ‘Going Gently’.