TENÍA 75 AÑOS Y HABÍA SIDO NOMINADO AL OSCAR EN DOS OCASIONES

Roy Scheider había sido nominado en dos ocasiones a los
premios Oscar, una por su papel como Bob Fosse en «Empieza el espectáculo»
(1979) y otra como actor secundario por «French Connection, contra el
imperio de la droga» (1971). El actor había nacido en Orange, Nueva Jersey
el 10 de noviembre de 1935.

Scheider estudió Historia en el Franklin & Marshall
College de Pennsylvania, e interpretación en el Lincoln Center Repertory
Company. Tras algunas películas como secundario, sobre todo en cintas de terror
de serie B, logra una nominación al Oscar en esta categoría por «French
Connection. Contra el imperio de la droga”, iniciando así una trayectoria
ascendente que le lleva a trabajar con directores como Alan J. Pakula, Steven
Spielberg, John Schlesinger, Jonathan Demme o Bob Fosse con el que consigue su
segunda nominación al Oscar por «Empieza el espectáculo”

Su gran éxito fe «Tiburón”, de Steven Spielberg, el primer
filme que sobrepasó la barrera de los 100 millones de dólares en las salas. En 2005,
una de las frases más celebres de Scheider en esa película («Vas a necesitar un
barco más grande”) fue escogida por el Instituto Americano del Cine (AFI) entre
las mejores frases de la historia del cine estadounidense.

Scheider volvió a verse las caras con otro enorme escualo en
la segunda parte de ese clásico, «Tiburón II” (1978), una cinta menor dirigida
por Jeannot Szwarc. Su actuación en «Tiburón” no le apartó de otros proyectos
independientes de calidad como en «Marathon Man”, de John Schlesinger, en donde
encarnaba a un agente de la CIA y hermano del personaje de Dustin Hoffman.

Otros proyectos populares en los que participó fueron «El
trueno zaul”, de John Badham (1981), «Bajo sospecha”, de Robert Benton (1982), la
segunda parte de «2001: Una odisea en el espacio”, de Stanley Kubrick, que se
tituló «2010: Odisea 2”, de Peter Hyams (1984), «Mishima”, de Paul Schrader
(1985), «La cuarta guerra”, de John Frankenheimer (1990), «La Casa Rusia”, de
Fred Schepisi (1990), junto a Sean Connery y Michelle Pfeiffer y «El almuerzo
desnudo”, de David Cronenberg (1992)

En sus últimos años de vida, Scheider había participado activamente
en manifestaciones contra la intervención militar de EE.UU. en Irak.