DEJA UNA AMPLIA OBRA GRÁFICA Y PELÍCULAS COMO «MI PADRE, MI HÉROE» Y «QUE SUERTE SER PROFE»

Nacido el 30 de noviembre de 1932 en Marsella, Gérard Lauzier creó a comienzos de los años 1980 el personaje de Michel Choupon, un muchacho que se rebela contra la sociedad e intenta desesperadamente vivir sintrabas. Diez años después recibió en el Vigésimo Salón Internacional de Historietas el Gran Premio de la ciudad de Angulema otorgado por la Academia de Grandes Premios.
Lauzier llegó a los comics, al teatro (tres obras estrenadas) y al cine (una película cada dos o tres años) casi por azar: «Debo mi carrera a los consejos de mis amigos. Empecé a dibujar chistes porque me lo aconsejó Georges Arnaud, el hombre que escribió El salario del miedo y que murió arruinado en Barcelona. El director de Lui me propusó hacer historietas argumentando que tenía mayores posibilidades narrativas que el chiste, y el hombre que me llamó para adaptar al cine «La carrera del ratón» se convirtió en mi amigo, mi agente y mi productor. Me he metido en todo de una forma no premeditada», dijo en una ocasión. «La carrera del ratón» también saltó al teatro ede la mano de la compsañía catalana Dagoll Dagom
Sobre su vertiente de dibujante de cómic dijo: «Es un trabajo muy solitario y, además, nunca fui un auténtico dibujante. Yo dibujaba lo justo para poder explicar una historia, así que no lamento haber cambiado los tebeos por el cine. Además, dirigir es un oficio que se puede ejercer sin haberlo estudiado: en mi primera película, el equipo técnico me iba explicando las cosas a medida que avanzaba el rodaje… ¿Volver a la historieta? ¿Para qué? Y, sobre todo, ¿para quién? Por los motivos que sean, hemos perdido a los lectores que consideraban que los tebeos estaban al nivel narrativo de la novela o el cine. ¿Qué pinto en un mundo de superhéroes americanos y mangas japoneses?».
En cine dirigió las películas «Mi padre, ese héroe», con Gerard Depardieu (1991), «¡Qué suerte ser profe!» (1996) y «Le fils du Français» (1999). Su trayectoria como guionista ha sido más amplia, pués además de escribir los libretos de sus otros filmes, ha trabajado los guiones de muchas películas galas, como «Astérix y Obélix contra César» (1999), a partir del cómic de sus compañeros Urdezo y Goscini.