TRABAJÓ CON HITCHCOCK, JOHN HUSTON O LAURENCE OLIVIER, Y DIRIGIÓ SUS PROPIAS PELÍCULAS

Jack Cardiff dedicó toda su extraordinaria vida al cine. Empezó su carrera cuando era solo un niño actuando en la película muda «My Son, My Son» (1918). Su trabajo en la primera película en color de Gran Bretaña, «Wings Of The Morning» (1947), fue el inicio de su larga labor como uno de los pioneros de la fotografía.
Cardiff colaboró con los directores que fueron iconos del cine británico como Michael Powell y Emeric Pressburger. Su primer trabajo juntos fue en 1946 con «A vida o muerte», más tarde en «Narciso negro» (1947), que le valió un Óscar y un Globo de Oro. Cardiff también fue el director de fotografía de «Las zapatillas rojas» (1948). Powell describió a Cardiff como «el mejor director de fotografía en color del mundo».
Jack Cardiff trabajó con otros grandes del cine de todos los tiempos como Alfred Hitchcock («Atormentada», 1949), John Huston («La reina de África», 1951) o Laurence Olivier («El príncipe y la corista», 1957).
Todo un hombre del renacimiento, Cardiff también destacó como director, realizando 15 películas, incluyendo la adaptación de DH Lawrence «Hijos y amantes» (1960), por la que ganó el Globo de Oro al mejor director y la película de culto «La chica de la motocicleta» (1968). En 1994, la British Society of Cinematographers le concedió el Premio a la Trayectoria Profesional y en 2001 recibió un Oscar honorario.
Craig McCall que hizo el documental «Persistence of Vision: The Life and Work of Jack Cardiff» dijo que «Jack fue un gran embajador para el cine. Amaba el cine, era su vida y casi todas las grandes personalidades de este mundillo se cruzaron con él en alguna ocasión. Trabajó literalmente durante 90 años, lo que es más que extraordinario en una industria que solo tiene unos cien años de vida». La desaparición de Cardiff se produjo el pasado 22 de abril.