LE DISPIPUTó A SCHWARZENEGGER EL CARGO DE GOBERNADOR DE CALIFORNIA

Coleman se ganó al reconocimiento del público como el astuto Arnold Jackson, el hijo adoptado de un acaudalado neoyorquino en la exitosa serie «Arnold» («Different Strokes») que se emitió en todo el mundo entre 1978 y 1986. Cuando el programa fue cancelado, la fama de Coleman en Hollywood declinó y el actor se encontró en problemas financieros, legales y domésticos.
El diminuto Coleman, que padecía de una enfermedad renal congénita que detuvo su crecimiento, fue hospitalizado el miércoles por la noche tras sufrir una hemorragia intracraneal en su casa de Santaquin, Utah. Los medios informaron de que el actor se cayó y se golpeó la cabeza.
El jueves, estaba consciente y lúcido por la mañana, pero por la tarde su condición se agravó, quedó inconsciente y se lo conectó a un respirador artificial en el hospital Utah Valley Regional Medical Center, según un comunicado divulgado el viernes por el centro médico.
Gary Coleman había nacido el 8 de febrero de 1968 en Zion, Illinois. El actor había nacido con una enfermedad congénita del riñón causándole nefritis (una destrucción autoinmune del riñón), que detuvo su crecimiento a una edad temprana, llevándolo a desarrollar una estatura pequeña: 1,42 metros, lo que se convirtió en su característica más distintiva. Coleman tuvo dos trasplantes de riñón, uno en 1973 y otro en 1984, además requería diálisis constante.
Durante los ocho años de emisión de «Arnold», fue visto por millones de televidentes en todo el mundo en la década de los 80, siendo uno de los más populares en la historia de la televisión; su personaje se caracterizaba por su famosa línea que era «¿De qué estas hablando, Willis?» o «Kimberly» según el caso de quien se tratase.(«what’chu talkin’ ‘bout, Willis?») gracias a esa simpatía,
Coleman fue una figura popular, protagonizando varios largometrajes y películas de televisión incluyendo «On the Right Track», y «The Kid With the Broken Halo», que sirvió como base para que Hanna-Barbera produjera la serie animada «The Gary Coleman Show» de 1982.
Coleman quiso cambiar de carrera en 2003 cuando anunció su candidatura como Gobernador de California, uno de los 135 aspirantes de aquella peculiar campaña política donde el también actor Arnold Schwarzenegger fue elegido en el cargo. El actor quedó en octavo lugar, por detrás del editor de la revista erótica Hustler, Larry Flynt. A pesar de aquella derrota, Coleman siempre agradeció esta oportunidad de cambiar de carrera porque así pudo mostrar «su inteligencia». según sus palabras.