Trabajó en películas como «El lado bueno de las cosas» o «La gran estafa americana»

Nacida en Toronto en 1955, Watson había dedicado toda su vida a la interpretación, empezando en el teatro. Su primer papel en el cine fue en «Mujeres de 30 años», junto a Tom Berenger, Karen Black y Susan Strasberg. Pero su fama no se produjo hasta los años ochenta, época en la que se trasladó a Estados Unidos, y empezó a aparecer en títulos conocidos con estrellas de Hollywood como Susan Sarandon, Ian McKellen y Gabriel Byrne.

Alberta Watson también apareció en películas como «El lado bueno de las cosas» o «La gran estafa americana». Sin embargo, su gran salto a la fama lo dio con su personaje de Madeline en «Nikita», seríe en la que trabajó entre 1997 y 2001. Su personaje de Erin Driscoll en la cuarta temporada de la exitosa «24» fue el más popular de todos, cuando ya tenía cincuenta años.