LA PROTAGONISTA DE «LA ESTANQUERA DE VALLECAS», «LA REGENTA» O «EL VERDUGO» PADECÍA UNA SEPTICEMIA A CONSECUENCIA DE SU DIABETES

La popular actriz de Emma Penella, ha fallecido a los 76 años en Madrid, tras sufrir una septicemia producida por la diabetes que padecía desde hacía años. Había sido ingresada el 9 de julio en la Clínica de la Luz para ser operada de la columna vertebral. Su muerte se ha producido tras padecer «una insuficiencia renal y cardiaca, producida por una septicemia», según ha declarado su hija Emma.La actriz será enterrada mañana a las once de la mañana en el Cementerio de la Almudena donde además sus tres hijas conmemorarán el aniversario de su padre el conocido productor cinematográfico Emiliano Piedra, que falleció el 28 de agosto de 1991: «Es una coincidencia, que mañana enterremos a mamá, justo cuando conmemoramos el aniversario de la muerte de papá. Por lo menos, sabemos que desde ahora bailarán juntos para toda la eternidad y continuarán con ese romance tan maravilloso», destacó su hija Emma.
FUERTE PERSONALIDAD
Emma Penella había nacido el 2 de marzo de 1930 en Madrid. En 1952 debutó en el teatro María Guerrero, dedicando casi toda su vida a la interpretación, al igual que sus dos hermanas, Terele Pávez y Elisa Montés. Durante su trayectoria profesional le han concedido variados galardones. El Círculo de Escritores Cinematográficos le ha otorgado en seis ocasiones el Premio a la Mejor Actriz. Además, entre otros, consiguió en cinco ocasiones el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo, la Medalla de Oro de Bellas Artes y el Premio Internacional de Praga.
En el cine ha interpretado a mujeres de fuerte personalidad. Uno de sus papeles más importantes fue el de Fortunata, en «Fortunata y Jacinta», dirigida por Angelino Fons en 1969 y el de Ana Ozores en «La Regenta», que dirigió Gonzalo Suárez en 1974. Su papel más conocido lo consguió en 1963, de la mano de Luis García Berlanga, en «El verdugo». Además ha hecho numerosas obras de teatro, siendo dirigida por Francisco Nieva o Martínez Mediero, entre otros. La única película en que trabajó con sus dos hermanas fue «La cuarta ventana», de Julio Coll (1962).
CINE Y TELEVISIÓN
Su debut en el cine se produjo en 1949 con «La duquesa Benamejí», de Luis Lucia. Títulos suyos destacados fueron, además de los citados, «Cómicos», de Juan Antonio Bardem (1954), «Fedra», de Manuel Mur Oti (1956), «Sentencia contra una mujer», de Antonio Isasi Isasmendi (1960), «La busca», de Angelino Fons (1966) o «Padre nuestro», de Francisco Regueiro (1984). Sus últimas películas fueron «La estanquera de Vallecas», de Eloy de la Iglesia y «El amor brujo», de Carlos Saura, ambas de 1986, «Mar de luna», dirigida en 1993 por Manuel Matji, «Pídele cuentas al rey», de José Antonio Quirós (1999) y «Los novios búlgaros», de Eloy de la Iglesia (2003).
La actriz, que formaba parte en estos momentos del reparto de la serie de televisión «La que se avecina», encarnando el papel de Charo de la Vega, una pensionista descontenta con su nueva vivienda, ha aparecido en series de televisión tan populares como «Aquí no hay quien viva» o «El Quijote de Miguel de Cervantes», en versión de Manuel Gutiérrez Aragón.