TENÍA 89 AÑOS Y LOGRÓ UNA NOMINACIÓN AL OSCAR POR «COMO UN TORRENTE»

Considerada como una de las grandes secundarias del Hollywood clásico, Martha Hyer debutó en el cine a los 22 años con un pequeño papel en «La huella de un recuerdo», una aceptable muestra de cine negro protagonizada por Robert Mitchum. Su estilo no pasó inadvertido y pronto empezó a encadenar otras apariciones, cada vez más jugosos, incluido una aparición en «Sabrina», de Billy Wilder, en la que daba vida a la novia de William Holden. De su primera etapa también destacan «No hay crimen impune», junto a Broderick Crawford, «Lucha de poder» y el drama bélico «Himno de batalla», película de Douglas Sirk con Rock Hudson como estrella.
Pero la cinta por la que será más recordada es «Como un torrente», en la que recibió una nominación al Oscar, dentro de un reparto que incluía a Frank Sinatra, Dean Martin y Shirley MacLaine. Su papel como profesora reservada pretendida por Sinatra tentado a su vez por una prostituta a la que daba vida Shirley MacLaine no acabó en Oscar, pero le dio gran visibilidad.
En 1959, la revista Life le dedicó un extenso reportaje en la que la actriz se mostraba encantada de sus posesiones y de su recuperada soltería, después de un fugaz matrimonio con Ray Stahl, quien la había dirigido un lustro antes en «Lanza escarlata», filme ambientado en Kenia. Su segundo matrimonio tendría como actor secundario al productor Hal B. Wallis, quien pese a ser uno de los más poderosos de la época llegó a asustarse por la capacidad de Martha para gastar dinero.
En los 60 su brillo se irá apagando, aunque aun trabajaría en títulos notables como «Los cuatro hijos de Katie Elder» (Henry Hathaway, 1965) o «La jauría humana» (Arthur Penn, 1966, para pasar después a trabajar en televisión Y durante un tiempo se la consideró una aspirante a suceder a la retirada del cine Grace Kelly, por su porte aristocrático.
Martha Hyer trabajó también en un par de películas españolas, «Fuego», de Julio Coll, y «La mujer de otro», de Rafael Gil. Hyer abandonó la interpretación en 1974, con un episodio de la serie «McCloud». Tiempo después, en 1990, publicó su autobiografía, «Finding my Way: A Hollywood Memoir».