HABÍA GANADO EL OSCAR POR SU TRABAJO COMO TOMÁS MORO EN «UN HOMBRE PARA LA ETERNIDAD”

Paul Scofield, que padecía leucemia, murió apaciblemente en
un hospital próximo a su casa del condado de Sussex. El actor estaba
considerado como uno de los más grandes actores de cine y teatro de su generación
y ganó también varios premios Bafta de la Academia del Cine Británico.

Scofield comenzó su carrera como actor en 1940 y se dio a
conocer con su interpretación de personajes de Shakespeare, entre ellos el «Rey
Lear”, en la puesta en escena que dirigió Peter Brook en 1962. También hizo el
Rey Lear para el cine en 1972 y encarnó al soberano francés en la versión
cinematográfica de «Enrique V”, de Shakespeare, que dirigió Kenneth Branagh en 1989.

Estaba considerado como un actor de extraordinaria
versatilidad, que lo mismo interpretaba musicales como «Expresso Bongo” que
personajes de los grandes dramaturgos isabelinos. Scofield hizo un famoso Volpone
en la producción de Peter Hall para el Royal National Theatre en 1977. También
interpretó a Antonio Salieri, el compositor contemporáneo y supuesto rival de
Mozart, en la producción original para el teatro de «Amadeus”, de Peter Shaffer.

Además de su Oscar al mejor actor por «Un hombre para la
eternidad”, de Fred Zinnemann, Scofield estuvo nominado al Oscar al mejor actor
de reparto por «El dilema”, que dirigió Robert Redford.

Entre las películas que hizo para el cine o la TV figuran
también «La princesa de Éboli”, en la que encarnó al rey Felipe II de España, «El
tren”, en la que interpretó a un combatiente de la Resistencia, «Scorpio”, en
la que fue muy alabado su papel como agente secreto, «Cuando vuelvan las
ballenas” o «El crisol”, de 1996, que sería su último trabajo como actor para
la gran pantalla, aunque dos años después aún pondría su voz a uno de los
personajes de la película de animación «Rebelión en la granja”.