Su película «El sol blanco del desierto» se ha convertido en una referencia del cine de la antigua URSS de los años 70

Mótyl había nacido en el seno de una familia judía de Bielorrusia, y las autoridades de la extinta Unión Soviética le prohibieron rodar en repetidas ocasiones por considerar que sus historias no se ajustaban a las consignas oficiales. Su padre había encarcelado en los años 30 y otros miembros de su familia fueron también represaliados en la época de Stalin.
Entre sus películas más conocidas figura «El sol balnco del desierto»(1969), que aglutina elementos típicos de las películas del lejano oeste, pero ambientadas en Asia central y con ello se convirtió en un clásico del género «este». Pese a que en un principio la película también le fue prohibida, Leónidas Breznev, al que le gustaban los westerns, vio la película en un pase privado, saliendo entusiasmado, lo que provocó que desaparecieran las trabas que la burocracia de la URSS había puesto a la exhibición de la película. Se convirtió en tradición que los cosmonautas de la URSS, antes de ser enviados al espacio, vieran esta película. Sin embargo con «Les», en 1987, volvieron las prohibiciones.
Mótyl tuvo que esperar a la desintegración de la URSS para que se reconociese públicamente su trabajo. En 1997 recibió el premio estatal por su trabajo como director de cine y al año siguiente otro como escritor. Su último trabajo tras la cámara, «El color púrpura de la nevada», lo realizó el pasado año y en él evocaba la época de sus padres en los años 30 del pasado siglo.