Cuatro jóvenes actores narran al estilo del teatro de la muerte los crímenes de los narcotraficantes de México

El texto es del dramaturgo y ensayista mexicano Hugo Salcedo y la dirección de Raúl Rodríguez, que también interviene como actor. Hay alguna imagen escénica en el transcurso de la obra que recuerda a Tadeusz Kantor y su teatro de la muerte. A las vanguardias. Porque, en definitiva, «Música de balas» narra una guerra. Está la historia del joven que se presenta ante los narcotraficantes en una huida hacia adelante de la vida miserable de sus padres y de sus abuelos: lo que se lleva es un tiro. O la del chico al que secuestran mientras se encontraba en una reunión familiar. No volverá jamás. Todo basado en hechos reales.
«Música de balas» se representa en el teatro Sol de York hasta el 13 de octubre. Se trata de una nueva sala alternativa madrileña con ganas de abrirse camino en medio de la tormenta. La función dura una hora: suficiente para dejar en el espectador un poso de reflexión, conmoción y de sensación de teatro bien hecho.