LA OBRA INCLUYE ACTORES, CANTANTES, BAILARINES, UNA BANDA DE ROCK Y UNA ORQUESTA DE CUERDA

Protagonizada por actores, cantantes, bailarines, una banda de rock y una orquesta de cuerda que, además de cantar, interpretar y tocar, vuelan, la obra sigue a un niño superdotado musicalmente nacido en el seno de una humilde familia.
Cano explica que «A» habla de la vida: «Se inspira en la propia Historia de la Humanidad. Hay una parte de filosofía, de meteorología, de cosas que ocurrieron y que vuelven a ocurrir y de cómo la historia es cíclica», explica. «Esta creación sale de un momento de crisis. Los compositores trabajamos desde la alegría y el dolor, y de ambos se pueden sacar belleza. Cuando uno no está bien piensa en el principio, y «A» es la primera letra del abecedario, el primer sonido que hacen los bebés, y es la letra por la que empiezan los elementos con los que nos relacionamos con la naturaleza –citó agua, aire, amor, amistad, ansiedad, angustia, armonía…-«, desvela este músico.
Más de tres millones de euros de presupuesto, numerosas horas al piano y revisiones del libreto y seis meses ensayando movimientos acústicos avalan este musical interpretado por muchos de los artistas que participaron en «Hoy no me puedo levantar», su anterior obra que marcó su debut en el género. También hay incorporaciones como la de uno de los creadores de La Fura del Baus.
«A» es una realidad «gracias al talento y esfuerzo de mucha gente. Pusimos el listón muy alto con el anterior, cuya premisa fue que no estuviera por debajo de los musicales de Broadway, y se puso por encima en muchas cosas. Ahora hemos dado varios pasos adelante porque esta obra es más grandiosa, tiene mayor dimensión y complejidad técnica”, confiesa el músico.
Para Nacho cano «A» no se puede comparar con «Hoy no me puedo levantar»: «Esto es como un novia. Cuando empiezas a salir con una mujer traes contigo todo lo que te han enseñado las novias que has tenido, pero al mismo tiempo te tienes que olvidar para no equiparar. Eso sí, ‘A’ dura menos que la anterior”, asegura.
Budista, vegetariano y muy espiritual, Nacho Cano tiene muy claro que, si se lo vuelven a proponer, no aceptará inaugurar un teatro público («A» tuvo una corta representación en la apertura de los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid). «Una Iglesia, un centro de convenciones, sí, pero un teatro público… Desde los 17 años, cuando compuse «Hoy no me puedo levantar», me acompaña la polémica, aunque no hago nada para que sea así. Me dedico a hacer lo mejor que sé, a transmitir emociones y energía con mis canciones. Me he acostumbrado a la controversia, pero no al ambiente tenso y enrarecido que se creó. Además, todo el dinero fue para pagar sueldos, no se ingresó en una cuenta bancaria de suiza”, aclara.
«A» espera estar en Madrid tres años, según previsiones de Lorenzo, pero tiene vocación viajera porque, tras su presentación en Nueva York y Las Vegas, hay varios grupos internacionales interesados en que cruce el Atlántico.