EL DIRECTOR CÄNTABRO RUEDA CON JULIÁN VILLAGRÁN Y MICHELLE JENNER UNA HISTORIA DE AMOR DURANTE UN ATAQUE ALIENÍGENA

El cántabro Nacho Vigalondo («Los Cronocrímenes») dirige desde el lunes 12 de julio, su segundo largometraje, «Extraterrestre». El guión, obra del propio Vigalondo, gira en torno a un chico (Julián Villagrán) y una chica (Michelle Jenner) que, tras un sábado que se les ha ido de las manos, despiertan en la misma cama sin conocerse de nada, sin recordar qué pudo suceder la noche anterior y sin saber muy bien cómo afrontar el resto del día. A este problema se le suman las consecuencias de una invasión extraterrestre a escala global.
Extraterrestre es una película de bajo presupuesto, como también lo fue «Los cronocrímenes», con pocos actores y localizaciones y menos de un millón de euros, a la espera de su tercer largometraje, aún sin título, que están desarrollando Enrique López Lavigne y Belén Atienza a través de Apaches Enterteinment, una productora especializada en realizar desde España un cine europeo ambicioso, de calidad y competitivo en el mercado internacional.
El director cántabro, nominado al Oscar por su corto «7:35 de la mañana», acaba de finalizar otro cortometraje, «Marisa», un enigma que se presenta como «todas las mujeres son Marisa, pero Marisa es sólo ella», de tres minutos de duración, que se estrenará en el festival de cortos por internet «I’ve Seen Films», que dirige el acto Rutger Hauer.
Vigalondo, nacido en 1977, ha visto como el remake norteamericano de «Los cronocrímenes» se ha parado debido a la bancarrota que sufre la MGM que la iba a producir. El director es una de las nuevas voces más iconoclastas del cine español, con una obra que mezcla ciencia-ficción, comedia, referencias al cine clásico y un enfoque autorial que no desdeña en absoluto al público. También tiene congelado «Gangland», pelícua que iba a rodar en Estados Unidos sobre un grupo de creadores de videojuegos que se encuentran con un quebradero de cabeza después de su promesa de realizar y entregar el juego más realista de todos los tiempos, llamado precisamente «Gangland».