El jurado reconoce «su excelente trayectoria profesional y por su brillante aportación a las distintas facetas del arte dramático»

El jurado ha decidido entregar el premio a Nuria Espert por «su excelente trayectoria profesional y por su brillante aportación a las distintas facetas del arte dramático», méritos todos ellos que tanto apreció Fernando Lázaro Carreter en su dedicación al teatro». El premio, creado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, quiere contribuir a mantener viva la memoria del intelectual fallecido el 4 de marzo de 2004, gran impulsor de la Real Academia Española, de la que fue su director durante siete años. Fernando Lázaro Carreter estuvo vinculado a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez desde sus orígenes. El premio se entregará el próximo 26 de octubre en el transcurso de un almuerzo en el Hotel Palace de Madrid.
Nuria Espert nace en Hospitalet de Llobregat. A los trece años ya formaba parte de la Compañía Titular Infantil del Teatro Romea de Barcelona. Ese mismo año acaba de terminar, en el Piccolo Teatro de Milán, la gira de «La casa de Bernarda Alba», de Federico García Lorca, dirigida por Lluís Pasqual, donde interpretaba la Bernarda, trabajo por el que obtuvo el prestigioso Premio Valle-Inclán, concedido por la revista El Cultural y que se pudo ver en las Naves del Español de Matadero a finales de 2009.
Además de interpretar a Bernarda Alba, entre sus últimos trabajos destacan «La Celestina», de Fernando de Rojas, dirigida por el director canadiense Robert Lepage; «Hay que purgar a Totó» (producción del Teatro Español) y «Play Strindberg», junto a José Luís Gómez y Lluis Homar, ambas dirigidas por Georges Lavaudant; «Arkadina», en La Gaviota de Chejov, con Josep María Flotats; María Callas ,en «Master Class», de T. McNally, dirigida por Mario Gas y el de Marta, en «¿Quién teme a Virginia Woolf?», junto a Adolfo Marsillach; «Medea», de Eurípides, bajo la dirección de M. Cacoyannys, además de «La Brisa de la Vida» junto a Amparo Rivelles, dirigida por Lluís Pascual. En el año 2000 realizó también una serie de recitales con los espectáculos «Poemas y Canciones», en homenaje a Kurt Weill y Bertolt Brecht, y «Aire y Canto», de Rafael Alberti.
Entre los años 1979 y 1981 fue codirectora del Centro Dramático Nacional, asumiendo la programación del Teatro María Guerrero. Más adelante, y de nuevo con su Compañía, realizó los espectáculos: «Medea», de Eurípides, dirigida por Lluís Pasqual; «La Tempestad», de William Shakespeare, dirigida por J. Lavelli y «Salomé», de Oscar Wilde, dirigida por Mario Gas.
Desde 1986 suma a su trabajo como actriz el de la dirección de escena, tanto en producciones de teatro como en ópera. «Madama Buterfly», «Elektra», «Rigoletto», «La Traviata», «Carmen» o «Turandot» han recorrido los más importantes foros operísticos del mundo: Liceu de Barcelona, Covent Garden, Lyric Hammersmith de Londres, Royal Theatre de Glasgow, Los Angeles Opera, La Monnaine de Bruselas, Maestranza de Sevilla, Teatro Real de Madrid y el Tokyo Opera House entre otros, compartiendo responsabilidad con directores musicales como Plácido Domingo o Zubin Metha. En teatro ha dirigido a actores de la talla de Glenda Jackson, Joan Plowright («La casa de Bernarda Alba») en Londres; Irene Papas («Medea») en Barcelona o Tamasaburo Bando («Contradanza») en Tokyo.
Nuria Espert ha sido galardonada con más de ciento setenta premios de teatro y dirección en España y en el mundo entero entre los que cabe destacar, además del mencionado Premio Valle Inclán, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, el Premio Nacional de Interpretación, Premio BITEF de Belgrado, Premio Laurence Olivier o el Evening Standard a la mejor dirección del año en Londres y la Medalla de Oro del Gran Teatre del Liceu entre una larga lista de reconocimientos, medallas y condecoraciones. El año pasado fue investida Doctora honoris causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.