Una comedia en torno a un hombre que regresa al pueblo manchego de su infancia, con Kiko Gutiérrez y Julián Teurláis al frente del reparto

«Abrázame» es una comedia en torno al personaje de Benito: Tras sufrir la repentina separación de su esposa, Benito Jumilla se apoya en su cuñado

Fermín Pajuelo, que le propone paliar ese profundo dolor yendo a pasar juntos un fin de semana a su pueblo, una pequeña localidad situada en plena llanura castellano manchega: Villanueva de los Molinos. Una vez llegados a su destino, coincidirán con unos amigos de infancia de Fermín: Marcelino y su hermano Higinio, que tratarán de agasajarles y ser los anfitriones y cicerones que todos desean. Fermín, que le ha hablado a su amigo infinidad de veces de las maravillas de su pueblo, la locuacidad y amabilidad de sus gentes y la facilidad de trato de sus mujeres, intentará que la experiencia sea del todo reconfortante para su desolado compañero al tiempo que, para él, suponga un reencuentro con su lejana y cuasi olvidada pubertad. Pero en el transcurso del fin de semana se presentarán una serie de situaciones a las que los urbanitas deberán enfrentarse con desigual resultado.
Óscar Parra de Carrizosa trata de responder con humor a preguntas como ¿Es la vida de los pueblos tan bucólica como creemos? ¿Son sus gentes tan hospitalarias y sencillas como las pintan?

Aunque el guión de la película está firmado por el propio director, cuenta con la colaboración en los diálogos de los actores principales. La película se ha estado rodando durante tres semanas en las localidades de Carrizosa y Ruidera, en la provincia de Ciudad Real finalizando ésta. En la parte técnica figuran Javier Serrano como director de fotografía; Alberto Rivas como director de arte; Amando Crespo como operador de steady-cam; y Christine Bernabéu como directora de producción. La música será de Adán Latonda.
Destaca la aparición de sara Montiel, que se interpreta a si misma. El director explica en su blog: «Treinta y ocho años después de su último aporte al cine, mi equipo y un servidor vamos a tener el honor de vernos iluminados por la presencia de doña Sara en el set en lo que promete ser una experiencia que, a buen seguro, yo no olvidaré jamás en mi vida. A estas alturas, Sara es un poquito de todos, está inserta en nuestro subconsciente colectivo, es arte en estado puro y, por encima de todo, es una mujer sensible, comprensiva, amable y bella».