El actor quiere dedicarse a su otra gran pasión, la defensa del medio ambiente

La estrella de «Django desencadenado», en el rol del malvado le ha valido el aplauso unánime de la crítica. Han sido tres intensos rodajes consecutivos y se siente «quemado». Quiere alejarse momentáneamente de Hollywood -dice 3 añós- tan sólo con 38. Hace poco finalizó el rodaje de el remake de «El gran Gatsby», con el australiano genio Baz Luhrmann. Y con Martin Scorsese, «The Wolf of Wall Street» («El lobo de Wall Street»), basado en un personaje real, un tiburón de la bolsa norteamericana.
El actor de «Titanic» quiere dedicarse a su otra pasión: la defensa del medio ambiente. «Me gustaría cambiar este mundo un poquito. Quiero volar por todo el mundo beneficiando al medio ambiente. El tejado de mi casa está lleno de penales solares. Mi coche es eléctrico. Y se puede conducir hasta 50 kilómetros al día con una chispa. Quiero parecer un completo idiota para relajarme». ¿Se llevará, como siempre a su Mutti (mamá) y grandmutti (abuela)?
Todo lo que hago es completamente en serio. Y cuando salgo con mis amigos de siempre me gusta hacer el tonto. Mis amigos son mi terapia, les adoro. Pero si vivo en Los Angeles no les puedo ver por estas agendas tan apretadas. Cuando acabe de promocionar las dos siguientes. He rodado tres grandes películas sin pausa y estoy deseando irme a casa». Los directores y fans, desolados.